internacionales

Se posterga el veredicto sobre el asesinato del ex primer ministro libanés Hariri

Por Agencia Télam

05-08-2020 06:00

El veredicto por el asesinato del ex primer ministro libanés Rafiq Hariri, previsto para el 7 de agosto, fue postergado para el 18 del mismo mes "por respeto a las innumerables víctimas" de las explosiones de ayer en Beirut, que dejaron hasta el momento más de 100 muertos y miles de heridos.

El cambio de fecha fue comunicado hoy por el Tribunal Especial para el Líbano (TSL), con base en La Haya y encargado por la U para arrojar luz sobre la muerte de Hariri y otras 21 personas en una explosión de un cochebomba el 14 de febrero de 2005.

Por el asesinato, que desató una crisis política en el país y forzó la salida militar de Siria del territorio, están imputados en ausencia cuatro miembros del partido político y grupo armado chiíta Hezbollah, una de las fuerzas que hoy componen el Gobierno de unidad nacional.

En un comunicado, el tribunal dijo que la decisión de retrasar la audiencia judicial del viernes se tomó "por respeto a las innumerables víctimas de la devastadora explosión que sacudió a Beirut el 4 de agosto" y los tres días de duelo público anunciados en el Líbano.

El tribunal además expresó "su solidaridad con el pueblo libanés en estos tiempos difíciles".

Aunque faltan dos semanas, la emisión del veredicto aumentó las tensiones en un país que todavía está en estado de shock tras las trágicas explosiones .

Ninguno de los cuatro sospechosos nombrados fueron detenidos por las autoridades libanesas, ya que Hezbollah mantiene una gran influencia no solo sobre el Ejecutivo, sino también sobre otras partes del Estado nacional.

La acusación vincula a los sospechosos con el ataque en gran medida a través de evidencia circunstancial obtenida de los registros telefónicos.

Sin embargo, Hezbollah niega cualquier papel en el asesinato de Hariri y asegura que las acusaciones son falsas.

Hassan Nasrallah, secretario general de Hezbollah, acusó al tribunal de ser una herramienta de sus enemigos, Estados Unidos e Israel, para socavarlo.

Pocos esperan que los acusados sean entregados si son declarados culpables, pero cualquier veredicto de culpabilidad podría representar un problema para el Gobierno de unidad nacional y profundizar las divisiones sin resolver desde la guerra civil de 1975-1990.

Líbano enfrenta una de las peores crisis económicas en décadas y el empeoramiento del brote de coronavirus.


(Télam)