internacionales

Sánchez asume que tendrá que ceder ante los países frugales para acordar fondo europeo

Por Agencia Télam

15-07-2020 02:00

El presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, asumió hoy que tendrá que ceder para alcanzar un acuerdo en torno al fondo de reconstrucción europeo, tras constatar personalmente la resistencia de Suecia, país del grupo de los "frugales" que defienden que las ayudas para paliar la crisis del coronavirus sean créditos y no transferencias.

"Todos tenemos que hacer un esfuerzo para poder llegar a un acuerdo. Y, evidentemente, todos tendremos que hacer renuncias, porque lo importante es que demos una respuesta común", afirmó Sánchez tras reunirse en Estocolmo con el primer ministro suecos, Stefan Lofven.

"Un acuerdo a 27 ya es difícil, y por eso es evidente que todos tendremos que ceder en algunas de nuestras posiciones”, admitió el líder socialista, quien hoy cerró una minigira europea previa al inicio formal de las negociaciones, el viernes.

El líder socialista también advirtió que la Unión Europea (UE) debe actuar con premura: "Si retrasamos la respuesta, se retrasará la recuperación, y eso es algo que no nos podemos permitir", afirmó.

El primer ministro sueco, por su parte, también reconoció la complejidad de las negociaciones y la importancia de llegar pronto a un acuerdo, aunque no lo ve muy viable.

"El acuerdo en julio va a ser muy complejo, pero no es imposible", aseguró Lofven.

A pesar de pertenecer a la misma familia política de Sánchez, el primer ministro socialdemócrata sueco dejó claro que la posición de su país es "créditos, no subsidios".

La posición del Gobierno de España y de otros países europeos que sufrieron con mayor intensidad la pandemia de coronavirus, como Italia, es que el fondo europeo de reconstrucción este compuesto mayormente por transferencias no reembolsables a sus socios.

En cambio, los denominados países frugales -defensores de la austeridad- como Suecia, Países Bajos, Austria y Dinamarca, quieren que los recursos adopten la forma de créditos.

Por primera vez, el Gobierno alemán no lidera el frente de los países del norte europeo que imponen condiciones duras a los países del Sur para facilitar ayudas económicas en medio de una grave crisis.

De hecho, la propuesta de la Comisión Europea -sobre la que negociarán los países de la UE- se basa en la iniciativa francoalemana de crear un fondo de 750.000 millones de euros, integrado en su mayor parte (500.000) en subsidios, y la menor parte (250.000) en préstamos.

Sánchez se reunió el lunes en La Haya, Países Bajos, con el jefe de los frugales, el liberal Mark Rutte, y ayer estuvo con la canciller alemana, Angela Merkel, en Berlín.

Tras su visita a Estocolmo, Sánchez voló a París para reunirse con el presidente francés, Emmanuel Macron, uno de los aliados de España en las negociaciones para llegar a un acuerdo.

"Tenemos una gran oportunidad para iniciar el camino hacia una Europa más competitiva y resistente. Es vital que nos comprometamos ahora", escribió Sánchez en su cuenta de Twitter junto a la foto de su encuentro con Macron.

(Télam)