internacionales

Sánchez admite dificultades para llegar a un acuerdo con Unidas Podemos

Por Agencia Télam

22-07-2019 11:30

El presidente del gobierno español y líder socialista, Pedro Sánchez, admitió hoy durante su discurso de investidura que llegar a "un punto de encuentro" con Unidas Podemos está siendo difícil, cuando apenas faltan tres días para lograr un acuerdo con la fuerza de izquierda, que es imprescindible para su reelección.

"Procedemos de dos tradiciones distintas de la izquierda. Hasta ahora se ha hablado mucho de las diferencias y estamos comprobando que no es sencillo llegar a un punto encuentro", afirmó Sánchez sobre el final de su intervención de dos horas, en su única alusión a las cruciales negociaciones con Unidas Podemos.

"Nada que merezca la pena es fácil, y lo que tenemos por delante merece mucho la pena", añadió el líder socialista.

Sánchez instó a Unidas Podemos a "culminar" el acuerdo ya que "muchas personas han puesto un gran ilusión en que uniéramos nuestras fuerzas, nuestra sensibilidad, y experiencia para mejor la vida de la gente".

El líder socialista expuso hoy ante el Congreso de los Diputados español sus planes para un "gobierno progresista" sin apenas haber mencionado a sus eventuales socios de coalición ni el conflicto de Cataluña, al que se refirió de forma implícita.

De hecho, inmediatamente después de mencionar a Unidas Podemos, Sánchez pidió la abstención al conservador Partido Popular (PP) y Ciudadanos: "Lo que les pido es que España avance", dijo.

El discurso del líder socialista -si bien tuvo una fuerte carga de contenido social- no contentó a Unidas Podemos, que ni siquiera quiso comparecer ante la prensa para hacer una valoración, con la intención de no enturbiar más las negociaciones, que están paralizadas.

No obstante, algunos miembros del partido, como Rafael Mayoral, reaccionaron en Twitter, donde mostraron su descontento: "Solo tenemos dos mejillas", escribió, sugiriendo que ellos ya no pueden ceder más.

El resto de partidos también alertaron de las escasas referencias que Sánchez hizo a sus hipotéticos socios y a Cataluña, dos cuestiones decisivas.

"Lo único importante es lo que no ha querido decir: que está negociando con populistas y nacionalistas. Fue una farsa", afirmó Inés Arrimadas, vocera parlamentaria de Ciudadanos.

"Irresponsable y negligente. Sánchez sólo se refirió una vez a sus socios imprescindibles para su acceso a La Moncloa, y es irresponsable y negligente porque no trató ni un solo segundo el principal conflicto político que tiene sobre la mesa", dijo Gabriel Rufián, el vocero del partido independentista Esquerra Republicana de Catalunya (ERC).

Según el diputado secesionista, dispuesto a facilitar la formación de un gobierno entre PSOE y Unidos Podemos, quedó claro que "estamos más lejos de un acuerdo que hace 24 horas".

Antes de que comenzara el debate de investidura de Sánchez, la vicepresidenta del gobierno Carmen Calvo admitió que se había reunido con su interlocutor de Unidas Podemos, Pablo Echenique y que "no llegamos a un punto de acuerdo".

Por su parte, el partido de izquierda había dicho que las negociaciones estaban estancadas porque el PSOE sólo había ofrecido cargos "simbólicos".

Los socialistas y el partido de izquierda tienen tiempo hasta el jueves para lograr un acuerdo para el primer gobierno de coalición en 40 años de democracia que evite que España regrese a las urnas. (Télam)