internacionales

Rusia, Turquía e Irán celebrarán un nuevo encuentro en agosto para abordar el conflicto en Siria

Por Agencia Télam

04-07-2019 06:15

Los países garantes del proceso de Astaná -Rusia, Turquía e Irán- celebrarán un nuevo encuentro en agosto en Turquía para abordar el conflicto en Siria, ante el recrudecimiento de los combates en la provincia de Idleb, en el noroeste del país árabe.

El vocero de la Presidencia turca, Ibrahim Kalin, no informó una fecha para la cumbre, que llegará después de la celebrada en febrero en Rusia, que se saldó sin resultados tangibles.

Asimismo, Kalin señaló que habrá otro encuentro entre los presidentes de Rusia, Alemania, Turquía y Francia en septiembre, tal como se acordó durante la reciente cumbre del G20 en Japón.

"Está previsto que la cumbre a cuatro se celebre antes de la Asamblea General de Naciones Unidas", manifestó, igualmente sin precisar una fecha, según informó la agencia estatal turca de noticias Anatolia.

Rusia e Irán respaldaron durante el conflicto al gobierno de Siria, mientras que Turquía presta apoyo a diversos grupos rebeldes. Moscú y Ankara mediaron un alto el fuego en Idleb que quedó roto finalmente en abril, recordó la agencia de noticias Europa Press.

El gobierno sirio lanzó a finales de abril una ofensiva militar contra la provincia -controlada por el grupo extremista Hayat Tahrir al Sham (HTS), vinculado a Al Qaeda- y, como resultado de ello, cientos de miles de personas se vieron desplazadas, buscando refugio en las zonas próximas a la frontera con Turquía.

Ante esta situación, los jefes de 11 organizaciones humanitarias advirtieron la semana pasada de que Idleb se encuentra "al borde de una pesadilla humanitaria como no se vio en este siglo".

Justamente en Idleb los bombardeos llevados a cabo hoy por el Ejército de Siria contra sectores extremistas que ocupan la provincia dejaron cuatro muertos, según reportó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), una G con sede en Londres cercana a la oposición siria.

El conflicto sirio dejo cerca de 400.000 muertos, según datos del OSDH, originado por una protesta popular contra el gobierno del presidente Bachar al Assad.

Comenzó siendo una guerra civil, con varias facciones enfrentadas entre sí, y se convirtió en un conflicto internacional, con la intervención de Rusia, Estados Unidos, Francia y Turquía. (Télam)