internacionales

Restituyen cuatro cuerpos de víctimas de la violencia colombiana en medio del proceso de paz

Por Agencia Télam

10-11-2020 08:00

Los restos óseos de cuatro adolescentes asesinados y sepultados en fosas comunes fueron restituidos a sus familiares en el marco de las investigaciones que lleva a cabo la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), creada en el acuerdo de paz de 2016 con las ex Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) .

Se trata de Eliécer Manco (14 años), Yulieth Tuberquia (16), Nelson Góez y Alveiro Usuga, todos desaparecidos, asesinados y sepultados en fosas comunes, cuyos restos fueron entregados este martes a sus parientes en el municipio de Dabeiba (noroeste), en una ceremonia solemne.

La entrega de los restos plenamente identificados se realizó en el parque principal de esa población con la presencia de magistrados de la JEP y funcionarios de la Fiscalía General.

En total, 54 cuerpos han sido recuperados en la fosa común del cementerio La Mercedes, de Dabeiba, en el marco de las averiguaciones que realiza la JEP, el tribunal creado por el acuerdo con las FARC, y a través de las cuales se busca establecer los crímenes cometidos por agentes del Estado y grupos armados ilegales en las últimas tres décadas, reseñó la agencia de noticias Ansa.

La JEP cree que solo en Dabeiba, un municipio del departamento de Antioquia, desaparecieron unas 600 personas durante el conflicto armado que involucró a las tropas oficiales, grupos guerrilleros y bandas paramilitares.

A Eliécer Manco y Alveiro Usuga los retuvo y asesinó un grupo ultraderechista que ingresó a Dabeiba la noche del 14 de noviembre de 1997.

El cuerpo del menor fue inhumado como NN en la fosa común del cementerio La Mercedes, luego de recibir un disparo en el cráneo.

Junto a él también desaparecieron esa noche su padre Félix Manco y el de su hermano Wilson Jairo, cuyos cuerpos aún no han sido recuperados.

La otra menor de edad, Yulieth Tuberquia, desapareció de Dabeiba el 13 de diciembre de 2000 y sus restos fueron hallados en una fosa común a 208 kilómetros de distancia, en el municipio de Necoclí, al norte del departamento de Antioquia.

Mientras que el cuerpo de Nelson Góez, desaparecido el 4 de septiembre de 2004, fue ubicado por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en el departamento de Nariño, frontera con Ecuador, y su identidad se estableció luego de cotejar sus restos con pruebas de ADN realizadas a parientes suyos en Dabeiba.

Las exhumaciones forman parte del llamado "macrocaso 03" que adelanta la JEP, en el proceso de averiguación y juzgamiento de los "falsos positivos" o asesinatos extrajudiciales que comprometen a militares locales.

"A la fecha, 15 integrantes de la fuerza pública, de diversa graduación han rendido versión sobre los hechos relacionados con Dabeiba", amplió la JEP en un comunicado.

Por su parte, la Fiscalía dijo que desde que se implementó la Ley de Justicia y Paz, ese ente ha "exhumado 10.083 cuerpos, ha identificado y entregado 5.242, y ha realizado 273 jornadas de atención a víctimas" en distintas zonas del país. (Télam)