internacionales

Rally-Dakar: De estreno en Arabia Saudita

Por Agencia ANSA

04-01-2020 07:00

YEDA, 4 ENE - El Mundial de fútbol se agranda, la Copa Davis cambia de formato, la Fórmula 1 suma citas en el calendario y el Rally Dakar no quiere ser la excepción y también se "aggiorna" mudándose por primera vez a Asia.

Arabia Saudita, con sus áridos desiertos y sobre todo con sus petrodólares hizo posible ese traslado de la competencia más dura del planeta que a partir de este domingo dará inicio a la cuadragésimo segunda edición.

Luego de once consecutivas en suelo sudamericano, el Dakar decidió mudarse por segunda vez desde que se trasladó al otro lado del Océano Atlántico dejando atrás su tradicional recorrido que alguna vez le dio nombre.

Aquel periplo original que supo unir París con la capital de Senegal desde sus inicios en 1979, aunque alguna vez partió también desde Granada, Barcelona, Marsella y Lisboa, quedó descartado definitivamente 28 años después.

Fue en virtud de los peligros que representaban ya no las arduas condiciones del recorrido sino las amenazas del grupo terrorista Al Qaeda, que por entonces empezaba a hacerse fuerte también en Africa.

El reciente asesinato del general Qasem Soleimani, el militar más poderoso de Irán mediante un ataque perpetrado con drones estadounidense en Bagdad y la promesa de una dura represalia, pusieron en guardia también a Arabia Saudita.

Una situación impensada cuando se optó por llevar a ese país el Rally Dakar, que se pondrá en marcha mañana en Yeha en la primera de diez ediciones que albergará y que en el futuro podría extenderse a otras naciones vecinas.

La segunda ciudad más importante de la costa occidental saudita verá partir a los 351 vehículos (17 más que en la última edición) rumbo a los primeros 433 kilómetros de enlace y 319 de competencia que signarán la primera etapa de la prueba.

Habrá que ver cuántos terminan cuando se completen los 9.

000 que cubrirán la distancia hasta Al-Qiddiya, donde la caravana o mejor dicho quienes logren sobrevivir a las exigencias del recorrido, desembarquen allí el 17 de enero.

Serán 12 las etapas con un sólo día de descanso previsto para el 11 de enero en Riad, la capital saudita, la mayoría de las cuales se disputarán en las arenas del desierto de Rub al-Jalí, uno de los más grandes del mundo.

Los 572 competidores, de los cuales apenas 12 mujeres, estarán divididos en cinco categorías: autos, motos, cuatriciclos, camiones y UTV conducidos por pilotos de 53 nacionalidades distintas.

Los franceses serán amplia mayoría, con 258 representantes encabezados por Stephane Peterhansel, el "Señor del Dakar" así bautizado tras haber conquistado 13 ediciones del Dakar, seis de ellas en moto y las siete restantes en autos.

Su primer festejo fue en 1991 y el último en 2017, cuando repitió halago con Mini, marca con la que competirá nuevamente en esta edición en la que el qatarí Nasser Al-Attiyah defenderá con Toyota la corona lograda hace un año en Lima, Perú.

"Estas dunas son muy diferentes a las de Sudamérica.

Se parecen a las que tenemos en Qatar, donde me formé como piloto de Rally y que están a sólo 110 kilómetros de distancia.

Este terreno me viene como anillo al dedo", auguró el jeque.

Otro francés que supo consagrarse en el Dakar en motos, en cinco ocasiones, es Cyril Despress, quien compitió en autos en las últimas cinco ediciones con Peugeot y Mini y se anotó esta vez a último momento, pero en la categoría UTV.

El segundo país que más participantes aportará en esta edición es España, representada por 77 pilotos entre los que se destacan Carlos Sáinz y Nani Roma, que festejaron en dos ocasiones.

En una de ellas, Roma se consagró vencedor con motos, categoría en la que supo reinar su compatriota Marc Coma, que conquistó cinco ediciones y esta vez será copiloto del bicampeón mundial de la Fórmula 1, Fernando Alonso.

El asturiano competirá al mando de una Toyota Hilux, quien se dijo "tranquilo" en la vigilia de esta nueva aventura en la que su intención es intentar ser competitivo y el principal objetivo es "terminar" la competencia, según sus propias palabras.

En motos, el defensor de la corona es el australiano Toby Price, que correrá a bordo de una KTM y deberá estar atento al austríaco Mattias Walkner y al británico Sam Sunderland, quienes lo precedieron en el trono.

Una categoría en la que también buscarán sorprender el chileno Pablo Quintanilla, el argentino Kevin Benavidez, el portugués Paulo Goncalves y el español Joan Barreda Bort.

Otro chileno, Ignacio Casale, ganador del Dakar en 2014 y 2018, intentará repetir en cuatriciclos, donde el polaco Rafal Sonik, vencedor en 2015 asoma como el principal rival a vencer.

En camiones, el ruso Eduard Nikolaev buscará repetir corona por cuarta edición consecutiva a bordo de un Kamaz, marca con la que también se consagró en 2013 aunque deberá estar atento a su compatriota Andrey Karginov, ganador en 2014.

El cambio de escenario, más allá de las similitudes con los que lo precedieron, representa otra de las incógnitas por develar en esta edición que promete emociones como cada vez que se pone en marcha un Dakar.

(ANSA).