internacionales

Piñera cambia su gabinete en medio de la pandemia tras una dura derrota política

Por Agencia Télam

28-07-2020 06:15

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, cambió hoy a seis miembros de su gabinete, en medio de la crisis sanitaria, que ha dejado casi 350.000 contagiados y más de 9.200 fallecidos, y luego de sufrir una dura derrota en el Congreso que desnudó importantes diferencias en su coalición oficialista.

En una ceremonia en el Palacio de La Moneda, el mandatario nombró a los nuevos ministros del Interior -Víctor Pérez-, Relaciones Exteriores -Andrés Allamand-, Defensa -Mario Desbordes-, Desarrollo Social -Karla Rubilar-, Secretaría General de la Presidencia -Cristian Monckeberg- y al vocero del Gobierno -Jaime Bellolio.

“Son muchos y exigentes los problemas que tendremos que enfrentar, los desafíos que tendremos que cumplir y las oportunidades que deberemos impulsar”, expresó el jefe de Estado.

El cambio, el quinto en este segundo mandato de Piñera, está marcado por la llegada de varios dirigentes que hasta ahora ocupaban una banca en el Parlamento.

Andres Allamand y Víctor Pérez ejercían como senadores, mientras que Jaime Bellolio y Mario Desbordes desde Diputados.

Los partidos Renovación Nacional (RN) y la pinochetista Unión Democrática Independiente (UDI) serán los encargados de definir quiénes ocuparán los puestos parlamentarios.

El RN, partido político de Piñera, deberá elegir nuevo presidente de partido ya que Mario Desbordes será reemplazado próximamente, cuando designen a uno de forma transitoria hasta que realicen elecciones primarias internas.

De inmediato, el senador de RN Francisco Chahuán, quien es candidato a ocupar la presidencia del partido, indicó que el cambio de gabinete ofrece “dos potentes señales” dentro de la coalición de Chile Vamos.

“La primera es que nos ayudará a establecer el espíritu colectivo que nos llevó a ganar las elecciones presidenciales y eso implica mucho más diálogo desde el Gobierno con las bancadas oficialistas y de oposición; también representa, en segundo lugar, el esfuerzo que haremos los senadores de Renovación Nacional para poder darle densidad al gobierno”, cerró Chahuán.

Entre tanto, el senador Jorge Pizarro, de la opositora Democracia Cristiana, expresó que el cambio político “es la última oportunidad del Gobierno de corregir lo que ha sido una gestión débil, sin agenda y que no ha sido capaz de gobernar a sus propios partidarios” y agregó que la gestión de Piñera “ha ido error tras error”.

“Con este nombramiento, lo que está haciendo Piñera es recurrir a la derecha más ortodoxa, más dura y tradicional en términos económicos, políticos y sociales. No es casualidad que haya tenido que nombrar a tres expresidentes del partido de Renovación Nacional para tratar de darle gobernabilidad a su propio partido”, agregó Pizarro.

También desde la oposición, diputados como Raúl Soto, jefe de la bancada del Partido Por la Democracia, consideraron que los nuevos nombramientos son un juego de poder dentro de Chile Vamos y no una "búsqueda de una mayor sintonía con el país".

Dos de los cambios, sin embargo, son movimientos dentro del anterior gabinete.

La nueva titular de Desarrollo Social, Karla Rubilar, era hasta hoy vocera de Gobierno y ahora estará a cargo del ministerio que dirigía Cristián Monckeberg, quien a partir de este momento estará en la Secretaria General de Presidencia.

Horas antes de la designación, Rubilar había destacado la necesidad de alcanzar acuerdos sin importar la fuerza política a la que pertenezcan los dirigentes.

“Tenemos que aprender como coalición que debemos trabajar por los chilenos, ponernos de acuerdo. Si somos capaces de hacer eso y dejar nuestras diferencias para avanzar, sea del Gobierno o no, todo va a salir bien”, declaró en un programa de televisión en TVN.

Dos de los dirigentes que salieron del Gobierno con este reacomodamiento -Gonzalo Blumel, ahora exministro de Interior, y Claudio Alvarado, extitular de la Secretaria General de Presidencia- fueron integrantes del comité político de Piñera, que no pudo convencer a varios de los diputados y senadores de la coalición oficialista Chile Vamos la semana pasada.

El quiebre del oficialismo fue fundamental para que se apruebe la reforma constitucional para el retiro del 10% de fondos de pensiones, que rechazaba el Gobierno y que finalmente fue aprobada por el Parlamento el jueves y promulgada por Piñera, un día después.

Esta derrota legislativa se sumó a los cuestionamientos cada vez más importantes sobre la gestión de la pandemia.

“Estoy seguro de que sólo con la unidad y la colaboración de todos y cada uno de los chilenos podremos enfrentar estos tiempos de grandes dificultades y adversidades, y retomar la senda del progreso, de la libertad y de la justicia”, afirmó el mandatario durante el anuncio.

Hasta la fecha se contabilizan 349.800 casos en todo el país y un total de 9.240 muertes por coronavirus, la tercera cifra más alta de Sudamérica, solamente por detrás de Brasil y Perú, y la octava del mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). (Télam)