internacionales

Pese a las tensiones, Johnson afirma tener esperanzas de llegar a un acuerdo posbrexit con la UE

Por Agencia Télam

16-09-2020 02:45

El primer ministro británico, Boris Johnson, afirmó hoy estar confiado en que podrá cerrar un tratado comercial con la Unión Europea (UE) antes de finales de año, pese a la tensión provocada por su controvertido proyecto de ley que modifica de forma unilateral lo ya acordado en el Brexit.

Una ruptura brutal al término del periodo de transición, el 31 de diciembre, "no es lo que quiere este país y no es lo que nuestros amigos y socios de la UE quieren de nosotros", dijo el premier.

"Por lo tanto, tengo todas las esperanzas y las expectativas de que ese no será el resultado", aseguró ante un comité parlamentario, según informó la agencia de noticias AFP.

El Reino Unido abandonó la UE el 31 de enero pasado, pero ambos pactaron un periodo de transición hasta fin de año, durante el cual Londres sigue cumpliendo con las normas del bloque pero sin tener voz en sus decisiones, para darse tiempo de alcanzar un acuerdo que regule el comercio entre ambos.

El proyecto británico de ley de mercado interior, que tuvo el visto bueno de la Cámara de los Comunes y puede ser rechazada por los Lores, anula parte de las disposiciones establecidas en ese acuerdo de divorcio con Bruselas.

Tras un debate marcado por la tensión, los gritos y las acusaciones cruzadas, el Parlamento británico votó el lunes a favor de avanzar con el proyecto de ley que anula parte del acuerdo del Brexit y complica al máximo la posibilidad de alcanzar un tratado de libre comercio entre el Reino Unido y la UE.

La propuesta despertó críticas incluso dentro del partido conservador al que pertenece Johnson, quien debió enfrentar una rebelión de los tories.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo hoy que "con cada día que pasa, las posibilidades de un acuerdo oportuno se disipan".

Los europeos dieron a Londres hasta finales de mes para que dé marcha atrás, so pena de iniciar acciones legales.

Sin embargo, y a pesar de que el Gobierno británico admite el proyecto como una violación del derecho internacional, Johnson se niega a modificarlo.

En este contexto de tensión, europeos y británicos siguen negociando su futura relación comercial, pero las conversaciones parecen cada vez más estancadas.

El texto tiene aún mucho recorrido por hacer ante los legisladores hasta su adopción definitiva y podría chocar con obstáculos en las próximas etapas, pero ambas partes coinciden en la necesidad de cerrar un acuerdo a mediados de octubre para que pueda ser ratificado antes del 1 de enero.

El polémico proyecto de Johnson aprovecha una armonización posbrexit del comercio entre las cuatro naciones del Reino Unido para modificar la aplicación de tarifas y controles aduaneros en Irlanda del Norte previstos en el acuerdo de divorcio con la UE, que él mismo negoció y firmó.

Este tratado internacional, vigente desde enero, prevé un dispositivo por el cual esa provincia británica mantendrá las reglas del mercado común europeo para evitar reimponer una frontera con la vecina República de Irlanda.

Su objetivo es no poner en peligro la frágil paz que reina en la isla desde el Acuerdo del Viernes Santo de 1998 que puso fin a tres décadas de sangriento conflicto entre republicanos católicos y unionistas republicanos.

Si Londres llega al 1 de enero de 2021 sin un acuerdo comercial con la UE, entonces los dos vecinos perderán todos los privilegios económicos y mantendrán una relación determinada por las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC). (Télam)