internacionales

Paños fríos: un general paraguayo aclaró que no dijo que la Argentina fuera guardería del EPP

Por Agencia Télam

05-09-2020 05:45

El general Héctor Grau, asesor del Comando en Jefe paraguayo, aclaró hoy que no insinuó que la Argentina funcionara como una guardería del grupo guerrillero Ejército Paraguayo del Pueblo (EPP), en relación con el operativo militar contra un campamento insurgente en el que murieron dos menores de nacionalidad argentina, palabras que motivaron ayer una protesta formal y "enérgica" de la Cancillería argentina.

Grau, en declaraciones al programa de TV La Lupa, argumentó que sus expresiones fueron sacadas de “contexto”, según publicó el diario Última Hora, que también dio cuenta de que las dos menores que fueron exhumadas hoy por orden de la jueza de garantías de Paraguay Lici Sánchez ya estaban en la morgue judicial para ser sometidas a análisis.

“El contexto en el cual estábamos fue la actitud criminal de una familia específica, que tenemos suficientes pruebas para demostrar que existen menores que nacen en el monte y luego son extraídos y llevados a otro lugar; lo que cuestionamos a la familia es que llevaron a la criatura y utilizaron el territorio de otro país”, explicó Grau en La Lupa.

El general argumentó que en este caso presumen que las niñas, que fueron abatidas, nacieron en Paraguay y luego fueron llevadas a la Argentina, donde crecieron normalmente, fueron a la escuela y luego fueron introducidas al país.

“Tenemos material gráfico donde el grupo criminal filma el nacimiento de una criatura de una de las principales cabecillas del EPP, todo este proceso está documentado porque los aparatos que usaron especifican los datos, y después tenemos otra fotografía donde aparece la misma criatura en manos de otros familiares en otro país y en ese sentido me refería que utilizan como guardería; hablamos de la responsabilidad individual de esta gente”, agregó.

Ayer la Cancillería argentina rechazó "de la manera más enérgica las expresiones injustificadas del general Héctor Grau", a la vez que negó ser la "guardería de soldados del Ejército del Pueblo Paraguayo, así como toda otra manifestación que busque encubrir responsabilidades".

"El Gobierno argentino ya ha protestado formalmente ante las autoridades paraguayas por esta absurda acusación y confiamos contar con la colaboración del gobierno paraguayo para esclarecer los hechos e identificar responsabilidades", agregó el comunicado.

Las jóvenes, de nacionalidad argentina, fueron sepultadas al día siguiente de sus muertes sin que se conociera su identidad, en virtud del protocolo sanitario que rige en el país por la pandemia de coronavirus.

Grau afirmó sobre este punto que el entierro se realizó después de que el fiscal Federico Delfino realizara las pericias técnicas requeridas.

Hay en medio de este tema una controversia en torno a las edades de las menores muertas en el operativo militar.

La tía de las niñas muertas, Genoveva Oviedo Brítez, hermana del líder del EPP, Alcídez Oviedo Brítez, reiteró hoy a Última Hora que las fallecidas son Aurora y Liliana, de 11 y 12 años de edad, y que una es hija de Osvaldo Villalba y Magna Meza, mientras la otra es hija de Liliana Villalba, todos reconocidos miembros del grupo armado.

Afirmó que ambas se quedaban en su casa en la ciudad de Encarnación, en el departamento de Itapúa, y que vivían con la madre de Carmen Villalba, una de las líderes del EPP.

Incluso ayer la prensa paraguaya publicó copias de los DNI argentinos de ambas menores, con sus respectivos números, y señalaban que una había nacido en octubre de 2008 y otra en enero de 2009. Pero luego las autoridades paraguayas manifestaron que esa documentación sería falsa.

En cambio, el forense del Ministerio Público Cristian Ferreira dijo que los cuerpos corresponden a menores de edad de entre 15 y 17 años que fallecieron "por shock hipovolémico por los impactos" y agregó que un cuerpo presentaba seis disparos y el otro dos.

El detalle de las edades no es menor para el gobierno del presidente Mario Abdo Benítez, quien al trascender que en el operativo del miércoles fueron abatidas dos niñas comenzó a acumular críticas internas y de organismos de derechos humanos locales e internacionales.

La Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (Codehupy) alertó ayer que el enfrentamiento informado por el Gobierno presenta características inquietantes de un "crimen de Estado".

“Además de lo criminal del operativo, resulta inexplicable el apresuramiento por sepultar los cuerpos antes de que sean identificados y entregados a sus familiares. Pareciera existir premura por intentar borrar evidencias del terrible suceso”, denunció el comunicado.

Y hoy la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), más salomónica, repudió la muerte de las dos niñas y subrayó que los menores involucrados en estas contiendas deben ser protegidos por los Estados.

"Niñas, niños y adolescentes obligados a formar parte de grupos armados o de crimen organizado son víctimas del reclutamiento forzado y que los Estados deben adoptar medidas para su protección y restitución de sus derechos", expresó la CIDH en Twitter. (Télam)