internacionales

Otro referendo por el Brexit sería la opción menos dañina para Johnson, afirma dirigente laborista

Por Agencia Télam

24-07-2019 12:30

La convocatoria a un segundo referendo sobre el Brexit es la opción "menos dañina en términos políticos" para el Partido Conservador y para el flamante primer ministro británico, Boris Johnson, quIen encontrará una sociedad británica "muy fracturada" respecto a este tema, opinó el dirigente laborista y académico Daniel Ozarow.

"Johnson estará bajo mucha presión de los miembros de su partido y de los grandes medios de comunicación para sacar al país del bloque", explicó Ozatow, presidente del Partido Laborista de la provincia de Hertsmere y doctor en Sociología, en una charla con Télam desde Londres, donde reside.

Ozarow subrayó en su análisis la "herencia" que recibirá Johnson, caracterizada por "una población agotada por tres años de fatiga (por el Brexit), que además aprendió tanto sobre sus consecuencias económicas desastrosas como sobre la forma en que fue manipulada por una campaña engañosa".

El resultado de referendo en 2016 -51.9 % a favor de salir de la UE- abrió la anunciada "caja de Pandora" y hoy, tras la imposición conservadora de este nuevo premier, se ve una fragmentación "como nunca antes, que incluso hizo desaparecer viejas lealtades partidarias".

Tanto dentro de los conservadores, como de los laboristas se produjeron rupturas por la cuestión del Brexit, que incluso determinaron un Parlamento también fragmentado -aunque mayoritariamente en contra de un Brexit duro (sin acuerdo con la UE)- "lo que abre un escenario muy complicada de cara a esta opción", insiste.

Este eventual divorcio sin acuerdo haría estallar la posibilidad de "una fuerte recesión en los meses siguientes", subraya Ozarow, quien recuerda que la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria (OBR), un organismo público independiente que supervisa las finanzas estatales, indicó la semana pasada que la libra esterlina se devaluaría un 10% y habría una pérdida casi el 40% del comercio exterior.

Prácticamente descartado un entendimiento con la UE y con escaso margen de maniobra para modificar la propuesta de Theresa May, su promesa de abandonar la UE -sin acuerdo de ser necesario- pone a Johnson en claro rumbo de colisión con gran parte del arco político británico y acerca la perspectiva de una elección general anticipada, explica Ozarow.

Esta opción, que propicia el líder laborista, Jeremy Corbyn, requiere un acuerdo de dos tercios del Parlamento.

Sin embargo -explicó-, la oposición parlamentaria podría también plantear una moción de confianza al nuevo gobierno, para forzar luego una elección general si el gobierno fuera derrotado.

Para esta opción, el laborismo solo necesitaría una mayoría simple, un objetivo posible dado que el Partido Unionista Democrático (DUP) de Irlanda del Norte (que actualmente sostiene al gobierno conservador en el poder), furioso con la cláusula de Backstop (la salvaguarda irlandesa) en el acuerdo de retiro de May, votaría con la oposición.

Previo a su nombramiento, Johnson aseguró que borrarían esta controvertida cláusula, pero de ser así, UE no firmaría.

En resumen, no se descarta la posible formación un gobierno minoritario con Corbyn como líder y primer ministro, o podría formarse algún tipo de coalición de emergencia de unidad nacional, que incluiría a los Liberales, los nacionalistas escoceses (SNP), los Verdes, los independientes e incluso posiblemente el DUP.

Este gobierno interino podría entonces convocar un segundo referendo, lo que llevaría al país probablemente a votar "remain" (permanecer) o incluso a una elección general.

El resultado de estas elecciones serían impredecibles, pero en general, cualquier nuevo gobierno querrá evitar un Brexit sin acuerdo ya que lo contrario "seria cometer suicidio político". (Télam)