internacionales

Mundial de Clubes: Liverpool-Flamengo, Parte II

Por Agencia ANSA

20-12-2019 04:00

DOHA, 20 DIC - Liverpool y Flamengo dirimirán mañana en Doha la corona del Mundial de Clubes reeditando la final que jugaron en 1981 por la Copa Intercontinental, reemplazada por este torneo que cambiará de formato a partir del año próximo.

"Somos los campeones de Europa y eso podría dar una idea de superioridad, pero en estos partidos no hay favoritos", advirtió el alemán Juergen Klopp, técnico de un Liverpool que buscará sacarse aquella espina clavada desde hace 38 años.

"Claro que queremos ganar y respetamos a nuestros rivales porque Flamengo tiene grandes jugadores como Gabigol y Bruno Henrique", destacó el entrenador del equipo que manda con autoridad en la Premier League.

El "Mengao" comandado por el portugués Jorge Jesús, que ya festejó título en el "Brasileirao", intentará repetir lo hecho cuando se impuso en la única final que disputó a lo largo de la historia en la por entonces Copa Intercontinental.

"En diciembre de 1981.

.

.

", posteó el entrenador luso en las redes sociales junto a una fotografía en la que se lo ve posando junto a Zico, figura de aquella final disputada en el estadio Nacional de Tokio.

Zico, apodo con el que se conoce mundialmente a Arthur Antunes Coimbra, es una de las máximas glorias del fútbol brasileño y del Flamengo, club en el que tuvo dos ciclos en sus tiempos como jugador.

El italiano Udinese y Kashima Antlers también disfrutaron de su fútbol antes de que colgara los botines en el club nipón, en el que inició luego su carrera como entrenador que lo llevó a dirigir también a la selección de Japón.

Aquella Copa Intercontinental es sin dudas el máximo logro en la carrera de Zico, que disputó los Mundiales de Argentina 78, España 82 y México 86 y aunque nunca pudo alzar la Copa del Mundo con su selección es ídolo indiscutido en Brasil.

En él intentará inspirarse mañana Flamengo cuando salga al ruedo en el Estadio Internacional Khalifa de Doha, que será sede del próximo Mundial en 2022 y que aprovechará esta experiencia única para ir poniéndose a tono.

Doha albergará también la última edición del Mundial de Clubes con el formato que adoptó desde su creación en el 2000, cuando fue el también brasileño Corinthians el primero en alzar la Copa que ese año albergó su país.

Luego de cuatro años sin disputarse, el torneo volvió a consagrar a un equipo brasileño: Sao Paulo, vencedor en la final disputada en Japón y por la mínima diferencia justamente de Liverpool.

El equipo inglés, que por entonces entrenaba el español Rafa Benítez, volvió a quedarse con las manos vacías como en 1981 y como le sucedió tres años después también en Tokio y por Copa Intercontinental frente al argentino Independiente.

Aquella derrota ante los "Diablos Rojos" de Avellaneda fue también por 1-0 y significó una nueva frustración para Liverpool, que apostará a que la cuarta sea esta vez la vencida.

No debe descuidarse porque el "rubronegro" llega afilado tras festejar su segunda corona en Copa Libertadores ante el favorito argentino River Plate, que defendía el cetro y al que sorprendió en los minutos finales del duelo disputado en Lima.

Fue con dos goles de Gabigol, un delantero con pasado sin gloria en el fútbol europeo cuyo pase pertenece a Inter de Milán que pegó en la agonía y repitió en tiempo de descuento en un ráfaga que dejó al "millonario" sin trono, ni gloria.

Seguramente Klopp tomó nota, como él mismo reconoce, para que el título del Mundial de Clubes caiga del lado del representante europeo, como ocurrió en 11 de las 15 finales disputadas.

Flamengo intentará que Sudamérica festeje por quinta vez en el torneo que a partir del próximo año elevará de siete a 24 la cantidad de equipos participantes en línea con la idea de la FIFA de elevar a 48 las selecciones en el Mundial 2026.

Europa se impone también en el historial contando las finales disputadas por la Copa Intercontinental, pues conquistó 32 títulos contra 26 logrados por los equipos sudamericanos con los que se repartió todas las coronas en el Mundial de Clubes.

Hasta ahora, los restantes animadores del torneo, representado a la CCACAF, a la Confederación asiática, a la Confederación africana y a la de Oceanía, además del anfitrión, no pudieron consagrarse campeones.

Sí hubo cuatro que llegaron a disputar la final y rompieron la tendencia que indica que los que definen corona son siempre de Europa y Sudamérica, como sucederá nuevamente este año.

El congoleño TP Mozambe, derrotado en 2010 por Inter de Milán; el marroquí Raja Casablanca, superado por Bayern Munich en 2013; el japónes Kashima Antlers, que llevó a Real Madrid al alargue en 2016, y Al-Ain de Emiratos Arabes Unidos, que cayó hace un año con el "merengue", son la excepción a la regla.

Justamente Real Madrid, con cuatro coronas (sin contar las tres logradas en la Copa Intercontinental), es el equipo más laureado de la historia.

Tres menos tiene Milan, sólo una en el Mundial de Clubes, y tres suma Barcelona en este torneo.

Corinthians, con dos, lo sigue en el historial que en lo relativo al Mundial de Clubes sólo vio campeón también a Inter de Porto Alegre en 2006 y a Manchester United, dos años después, además de los ya mencionados.

Flamengo quiere inscribir su nombre en el torneo e idéntico objetivo persigue Liverpool en una final de alto vuelo que promete emociones antes de volver a cambiar de formato y trasladarse el año entrante a suelo chino.

El qatarí Al Jassim tendrá el honor de arbitrar esta última definición con el actual sistema.

Después será tiempo de cambios.

(ANSA).