internacionales

Manifestantes ocupan la sede de gobierno y se hacen con armas en una región separatista de Georgia

Por Agencia Télam

10-01-2020 08:15

Los manifestantes que desde ayer exigían la renuncia del presidente de Abjasia, la región separatista pro rusa en Georgia, irrumpieron hoy a la fuerza en la sede de gobierno, tomaron el edificio y se hicieron con las armas que estaban dentro, según denunció el secretario del Consejo de Seguridad local, Muhammed Kilba.

"Abrieron todas las oficinas, se robaron los símbolos del poder estatal. Según me informó uno de los jefes del Servicio de Seguridad, se lograron recuperar varias armas", explicó, citado por la agencia de noticias rusa Interfax y reproducido por la agencia EFE.

Kilba aclaró que las autoridades separatistas por ahora no tienen planeado expulsar a los manifestantes que siguen dentro de la sede de gobierno.

"Hoy no están previstas medidas de este tipo. Pero no las descartamos en el futuro. Todo depende de cómo se desarrolle la situación y a dónde lleven las negociaciones que probablemente realicemos pronto", sostuvo y agregó que pese a la crisis, la situación es "estable y está bajo control".

Abjasia es parte de un pequeño grupo de regiones en el mundo que se declaró república independiente, pero prácticamente ningún país de la comunidad internacional lo reconoció.

Con la caída de la Unión Soviética y el estallido de múltiples conflictos nacionalistas en el bloque comunista, una guerra estalló en el noroeste de Georgia, sobre la vera oriental del Mar Negro, entre el Ejército nacional y grupos paramilitares ruso-abjasios.

Alrededor de 10.000 personas murieron y cientos de miles, en su mayoría georgianos, tuvieron que abandonar sus hogares en esa zona y refugiarse a otra parte del país.

Finalmente, en 1994, se firmó un cese el fuego. Sin embargo, el conflicto volvió a recrudecer 12 años después cuando el Ejército georgiano avanzó sobre el territorio, lo que terminó en una corta pero cruenta guerra con las Fuerzas Armadas rusas en 2008.

Desde entonces, Rusia reconoció dos regiones secesionistas de Georgia como repúblicas independientes: Abjasia y Osetia del Sur. Moscú garantiza su seguridad externa y una parte importante de la financiación estatal.

Dentro de este conflicto territorial congelado, esta semana surgió una crisis política cuando el partido opositor de la región, Aytaira (Renacimiento), exigió la renuncia del presidente de la república separatista Raúl Jadzhimba por considerar que había asumido ilegalmente, sin una mayoría clara en las urnas, tras las elecciones de septiembre pasado.

(Télam)