internacionales

Manifestantes atacan la embajada de EEUU en Irak tras bombardeos a grupo pro-iraní

Por Agencia Télam

31-12-2019 08:30

Varios miles de manifestantes iraquíes irrumpieron hoy en la embajada de Estados Unidos en Bagdad tras escalar e incendiar parcialmente el muro que la rodea, en una furiosa reacción por recientes ataque aéreos que mataron a combatientes pro-iraníes.

Se trató de la primera vez en años que manifestantes llegan a la embajada de Estados Unidos en la capital iraquí, que está protegida por varios puestos de control en el medio de la superfortificada Zona Verde de sedes diplomáticas y edificios de gobierno.

Una multitud de hombres en uniforme militar, así como cientos de mujeres, pasaron uno a uno esos puestos de control sin ninguna reacción visible de las fuerzas de seguridad iraquíes.

Los manifestantes quemaron parte del muro que rodea la embajada, así como algunas cabinas y torres de vigilancia, arrojaron piedras y arrancaron cámaras de seguridad de las paredes, informó la cadena CNN.

Marines estadounidenses apostados en la embajada dispararon gases lacrimógenos y bombas de estruendo para dispersar a los manifestantes, que ignoraron llamados por megáfonos para retirarse de la delegación.

La multitud llevaba banderas de Hashed al-Shaabi, una coalición de milicias progubernamentales mayoritariamente chiita que ha recibido entrenamiento y armas del vecino Irán.

El domingo, al menos 25 combatientes de una de las milicias más radicales de Hashed, llamada Kataeb Hezbollah (Brigadas Hezbollah) murieron en ataques aéreos estadounidenses contra una de sus bases en el oeste del país árabe.

Los bombardeos fueron en respuesta a un ataque con 36 cohetes que la semana pasada mató a un contratista estadounidense en una base militar de Irak, y que fue la más reciente de una serie de acciones similares en zonas donde hay tropas estadounidenses.

Los ataques no fueron reivindicados, pero fuentes de seguridad estadounidenses lo atribuyeron en su mayoría a Kataeb Hezbollah.

Estados Unidos tiene a alrededor de 5.200 soldados desplegados en Irak para entrenar a las fuerzas de seguridad locales y evitar que vuelva a surgir el grupo yihadista Estados Islámico (EI).

Después de los ataques del domingo, Kataeb Hezbollah y otras milicias de Hashed han exigido "la retirada del enemigo estadounidense".

Las tensiones entre Estados Unidos e Irán han escalado desde que el presidente Donald Trump retiró a su país del acuerdo nuclear multilateral con Irán de 2015, el año pasado, y volvió a imponer sanciones económicas a Teherán.

Los líderes de Irak temen que su país se convierta en campo de batalla entre Teherán y Washington, justo cuando enfrentan también grandes protestas callejeras contra la corrupción y contra la enorme influencia política de Irán.

Fuentes militares estadounidenses han dicho que las milicias pro-iraníes constituyen ahora un mayor peligro que el Estado Islámico (EI), el grupo yihadista cuyo ascenso llevó a Estados Unidos a volver a desplegar tropas de combate en Irak.

El gran número de milicias pro-iraníes que operan en Irak, sumado a las tensiones entre Estados Unidos e Irán, ha hecho muy difícil a Bagdad encontrar un equilibrio entre las exigencias de esos dos aliados clave. (Télam)