internacionales

Madrid envía un funcionario a La Paz para investigar un confuso incidente diplomático

Por Agencia Télam

28-12-2019 11:30

España enviará a La Paz a un funcionario para que se encargue de investigar el confuso episodio ocurrido ayer a las puertas de la residencia de la embajada de México en La Paz, por el que el gobierno de facto de Bolivia acusó a Madrid de haber "atropellado" a su soberanía, informaron hoy fuentes diplomáticas.

El anuncio sobre la apertura de una investigación se conoció a través de una comunicación oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores de España, después de que la canciller interina de Bolivia, Karen Longaric, denunciara un incidente al parecer provocado por funcionarios españoles que se presentaron ante la residencia mexicana en La Paz acompañados por un grupo de encapuchados, presumiblemente armados.

"Personas que han sido identificadas como funcionarios de la Embajada de España en Bolivia, acompañadas por personas con el rostro cubierto", habrían intentado "ingresar de forma subrepticia y clandestina a la residencia diplomática de México en La Paz", dijo la funcionaria boliviana.

Sobre esa residencia fue reforzada esta semana la seguridad, debido a que en su interior hay colaboradores del depuesto ex presidente Evo Morales, entre ellos el ex ministro de la presidencia Juan Ramón Quintana, a quien las autoridades de facto de Bolivia quieren detener bajo los cargos de terrorismo y sedición,

El extraño episodio amenaza con provocar un dolor de cabeza al gobierno español, a juzgar por las primeras reacciones de las fuerzas políticas de la oposición.

"¿Trataba la embajada de España de ayudar a huir a asesinos y narcos cómplices de (Evo) Morales? Exigiremos respuestas en el parlamento", escribió en su cuenta de Twitter el diputado nacional y presidente de Vox, Santiago Abascal, quien calificó de "gravísimo" al incidente de La Paz.

Por su parte, el vicesecretario de Participación del Partido Popular (PP), Jaime de Olano, citado por Europa Press, anunció que su partido solicitará la comparecencia de la ministra de Exteriores en funciones, Margarita Robles, en el Congreso para que "explique el incidente de Bolivia con diplomáticos españoles"

Tras el suceso de ayer, la canciller Longaric culpó públicamente a España por vulnerar la Convención de Viena y la acusó de provocar "una amenaza evidente" a la residencia mexicana, al no respetar su "inviolabilidad", ya que el personal diplomático no puede "ocultar su identidad".

En cambio, México, a través de su Cancillería, dio una versión completamente diferente, según la cual policías bolivianos que vigilan las sedes diplomáticas mexicanas bloquearon la salida de diplomáticos españoles que estaban en la residencia de la embajadora mexicana, María Teresa Mercado.

Según la declaración oficial mexicana, el cónsul de España en Bolivia, Álvaro Fernández, y la encargada de negocios de la embajada, Cristina Borreguero, estuvieron más de una hora a la espera de abandonar la residencia porque la policía boliviana impedía el paso de sus automóviles, después de una reunión de cortesía de 40 minutos con las autoridades diplomáticas mexicanas.

El confuso caso, con múltiples de versiones contrapuestas y conocido en medio de la tensión diplomática entre Bolivia y México, subió velozmente a los títulos principales de los portales informativos paceños, a los que luego se sumaron los mexicanos y los españoles.

Las relaciones diplomáticas entre México y Bolivia se tensaron desde que el ex presidente Morales fue forzado a renunciar y abandonó La Paz con destino a un asilo en México, desde donde días después se trasladó a Argentina en búsqueda de refugio.

Esta semana, México denunció un "asedio" sobre en torno a su embajada y su residencia en La Paz, con controles y medidas de vigilancia extremas que sobrepasan lo común.

Las autoridades bolivianas respondieron que reforzaron la seguridad en torno a esos edificios ante información según la cual iban a producirse actos de violencia por parte de movimiento sociales, debido a que México ha concedido asilo a otras antiguas figuras del gobierno de Morales.

Las crónicas de ayer consignaron que los encapuchados llegaron hasta las puertas de la residencia de la embajadora de México en La Paz, María Teresa Mercado, y se retiraron cuando llamaron la atención de los vecinos.

Varios portales publicaron fotografías de los encapuchados y hasta los números de las patentes de los automóviles. (Télam)