internacionales

Macron condena presencia de yihadistas en el Cáucaso presuntamente enviados por Turquía

Por Agencia Télam

01-10-2020 11:00

La presencia de combatientes yihadistas de Siria en Nagorno Karabaj es un hecho "muy grave" que "cambia la situación", dijo hoy el presidente francés, Emmanuel Macron, tras expresar sospechas de que los islamistas fueron enviados por Turquía para ayudar a Azerbaiyán en sus combates con Armenia en torno a esa región separatista caucásica.

"Tenemos informaciones que de manera cierta nos indican que combatientes sirios de grupos yihadistas transitan (...) para sumarse al teatro de operaciones en el Alto Karabaj", dijo el mandatario francés al llegar a Bruselas para una cumbre de la Unión Europea (UE), informó la agencia de noticias francesa AFP.

La región de Nagorno Karabaj es escenario de sangrientos combates desde hace cuatro días entre fuerzas de Azerbaiyán y Armenia.

Anoche, Macron manifestó su preocupación sobre la presunta decisión de Turquía de trasladar a Nagorno Karabaj, para apoyar al Ejército azerbaiyano en sus combates con el armenio, a yihadistas que desde hace años apoya en Siria con armas y dinero en su intento de derrocar por las armas al presidente sirio, Bashar al Assad.

En un comunicado, la oficina de Macron dijo que el presidente y su par ruso, Vladimir Putin, habían discutido el asunto por teléfono y que ambos "compartían la preocupación respecto de el envío de mercenarios sirios por Turquía a Nagorno Karabaj".

Mas temprano, la diplomacia rusa aseguró que había combatientes de Siria y Libia desplegados en la región del conflicto.

Turquía ha apoyado públicamente a Azerbaiyán en su disputa con Armenia y dijo que le dará ayuda si se lo solicita, pero negó haber enviado armas o a mercenarios extranjeros a pelear la región.

Nagorno Karabaj, de mayoría armenia, se proclamó independiente de Azerbaiyán en 1991, lo que desató una guerra que causó 30.000 muertos.

Desde entonces, la situación está estancada, aunque a menudo estallan refriegas. La región separatista no ha sido reconocida por ningún país. (Télam)