internacionales

Lula pidió recuperar la capacidad de indignación para vencer a Bolsonaro

Por Agencia Télam

21-09-2020 06:45

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva afirmó hoy que las organizaciones sociales y sindicales no tuvieron poder de reacción frente a las reformas laboral y previsional, pidió recuperar la capacidad de indignación y repudió la injerencia de Estados Unidos para intentar derrocar al Gobierno de Venezuela con Brasil como aliado.

Lo hizo al presentar, en el Sindicato de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, en el Gran San Pablo, el “Plan para la reconstrucción y transformación de Brasil”, una plataforma de propuestas en oposición al gobierno del presidente Jair Bolsonaro, confeccionado por la Fundación Perseu Abramo, del Partido de los Trabajadores (PT).

“El hambre ha vuelto a Brasil de una forma violenta”, afirmó Lula, quien apuntó principalmente al retiro del Estado de la economía a partir de la destitución de la presidenta Dilma Rouseff en 2016 y la llegada de una nueva política de la mano de sus sucesores, Michel Temer y Bolsonaro.

“Nosotros no tuvimos poder de reacción, vamos a ser francos; no reaccionamos a tiempo a las políticas de destrucción de los derechos de los trabajadores que había conquistado el pueblo pobre de este país, ellos lograron sacar derechos destruyendo todo lo construido”, se quejó Lula.

Sobre todo apuntó a la reforma laboral de 2017 que flexibilizó la normativa instalada en la década de 1930 y a la reforma jubilatoria que hizo Bolsonaro en 2019.

Lula enumeró una serie de críticas a Bolsonaro, a quien calificó de “Nerón prendiendo fuego a Roma” intentando beneficiar al agronegocio con la deforestación amazónica.

“Pero los productores rurales, incluso los grandes, saben que así no se exportan más granos”, sostuvo.

Por otra parte, apuntó hacia la desigualdad creciente y el cese de una política de aumentos de salarios y convocó a “indignarse” con el regreso del hambre y de los niños pidiendo limosna en las calles de ciudades grandes como San Pablo.

“Es humanamente imposible imaginar que perdimos el derecho a indignarnos con tan pocos ganando mucho y tantos ganando tan poco, algo que un tema mundial”, afirmó y sostuvo que cuando el estado se retira de la economía “no existe más nada” para la población.

En ese sentido, dijo que los medios y los grupos de poder financiero “quisieron vender que un repartidor en moto o un chofer de Uber era un emprendedor, pero estos trabajadores se dieron cuenta que cuando le robaban la entrega o el auto o debían reparar el motor no tenían ningún derecho”.

Lula, quien gobernó entre 2003 y 2010, cuestionó la política de Estados Unidos en los asuntos venezolanos y repudió la visita del secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, a Brasil el pasado viernes, ocasión en la que acusó de narcotraficante al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

"¿Por qué Estados Unidos no se fija en su propia nariz y permite que Venezuela se haga cargo de su propia nariz? ¿Con qué derecho un secretario de Estado norteamericano se adentra a nuestro territorio nacional para hacer provocaciones a un vecino?", expresó.

En ese contexto, también acusó al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de ser un diseminador de noticias falsas.

¿Qué tiene Trump mejor que Maduro? Por lo menos Maduro no cuenta 11 mentiras por día con fake news como dice la prensa estadounidense que hace el propio Trump", afirmó el mandatario, quien repudió la falta de “soberanía” del Gobierno de Brasil.

El evento fue interpretado como una plataforma para una eventual candidatura de Lula en 2022, aunque para ello debe la corte suprema aceptar su pedido para anular sus condenas por corrupción dictadas en la Operación Lava Jato por el entonces juez Sérgio Moro.

El PT se enfrenta a momentos críticos electorales en los comicios municipales del 15 de noviembre, sobre todo en San Pablo, principal ciudad del país, donde su candidato tiene apenas 1% de intención de voto, según Ibope. (Télam)