internacionales

Luis Arce, delfín de Evo Morales y favorito en elecciones de Bolivia, teme un fraude

Por Agencia Télam

23-09-2020 05:00

Luis Arce, el candidato a presidente de Bolivia por el Movimiento al Socialismo (MAS), partido de Evo Morales, llamó hoy a la comunidad internacional a estar alerta en los comicios del 18 de octubre por temor a un eventual fraude.

"Tiene que haber transparencia y tiene que estar garantizado que no habrá ningún tipo de fraude, nosotros estamos muy temerosos por lo que estamos viendo, por el actuar del Tribunal Supremo Electoral (TSE)", afirmó Arce, según su oficina de prensa.

La transparencia del TSE ya se puso en duda, luego que el organismo pospusiera tres veces en un año la fecha de las elecciones y excluyera de la lista de aspirantes al Senado al exmandatario Morales, refugiado en Argentina desde fines del año pasado tras el golpe de Estado en su contra.

"Estamos pidiendo que vengan veedores, que venga gente de la prensa internacional para que puedan hacer seguimiento, no sólo el día de las elecciones, sino desde ahora, porque hay muchas irregularidades", aseguró el candidato, según informó la agencia de noticias AFP.

Arce afirmó que las encuestas le aseguran una victoria en los comicios del próximo 18 de octubre, "por lo que un resultado contrario sería muy dudable".

El exministro de Economía de Morales (2006-2019) está primero en una reciente encuesta difundida por la fundación católica Jubileo, con el 29,2%, seguido por el expresidente de centro Carlos Mesa con un 19% y el líder civil de la región de Santa Cruz, el derechista Luis Fernando Camacho, con 10,4%.

El partido de Mesa, Comunidad Ciudadana (CC), cree que puede alcanzar a Arce hasta el día de los comicios.

La Constitución declara vencedor en primera vuelta al candidato que obtiene el 50% más un voto o el 40% de los sufragios con 10 puntos de ventaja sobre el segundo.

De no haber vencedor en primera vuelta, habrá un balotaje el 29 de noviembre entre los dos candidatos con mayor votación.

Bolivia volverá a las urnas un año después de las fallidas elecciones del 20 de octubre pasado, en las que ganó Morales y la oposición denunció un fraude electoral, confirmado por la Organización de Estados Americanos (OEA) de Luis Almagro, aunque según estudios académicos posteriores demostraron que el expresidente había ganado en primera vuelta.

Pese a la cuestionada gestión de la OEA, el organismo anunció hace una semana que volverá a desplegar una misión de observación el 18 de octubre.

Ante el anuncio de la OEA, el senador estadounidense Bernie Sanders y una veintena de congresistas opositores de Estados Unidos reclamaron ayer al Departamento de Estado que el trabajo de observación electoral de la OEA en Bolivia sea evaluado de forma independiente, tras la polémica por el desempeño del organismo en los anulados comicios de 2019.

Las denuncias de "irregularidades" del año pasado desataron disturbios entre defensores y detractores del MAS, junto con levantamientos de un sector de la Policía y el Ejército, y Morales se vio forzado a abandonar el país y viajar a México primero para finalmente instalarse en Argentina. (Télam)