internacionales

Los croatas eligen presidente entre una líder nacionalista y un europeísta

Por Agencia Télam

04-01-2020 11:00

Los croatas votarán mañana en la segunda vuelta de unas polarizadas elecciones presidenciales en la que deben elegir entre la actual jefa de Estado, la nacionalista Kolinda Grabar-Kitarovic, y el ex primer ministro socialdemócrata Zoran Milanovic.

Las encuestas anticipan una estrecha ventaja para Milanovic, aunque la elección la definirá el voto de los indecisos, que asciende a 21%.

Grabar-Kitarovic, de 51 años, ha hecho campaña apelando a una retórica nacionalista en un intento por movilizar a sus seguidores, alejados del partido tras una seguidilla de escándalos de corrupción.

En ese intento, la presidenta llegó a mostrar su apoyo a criminales de guerra o a la escritora Julienne Busic, que en 1976 participó del secuestro de un avión comercial en Estados Unidos por la causa independentista croata.

Croacia era entonces una república dentro de la Yugoslavia comunista del mariscal Tito.

Busic, su marido y otras tres personas secuestraron el avión con una amenaza de bomba, que terminó siendo una olla a presión inofensiva, y obligaron al avión a sobrevolar Londres, donde arrojaron panfletos de la causa.

Se rindieron sin violencia, pero un policía murió cuando intentaba desactivar una bomba colocada en un casillero de la Estación Terminal Central de Nueva York. Fueron condenados a cadena perpetua pero salieron de prisión en 1989.

Además, antes de la primera vuelta, la candidata apoyada por la conservadora Unión Democrática Croata (HDZ), rindió homenaje al criminal de guerra Slobodan Praljak, quien se suicidó en La Haya al conocer su sentencia.

En opinión de la presidenta, Praljak luchó por la "causa croata" en la guerra de Bosnia (1992-95).

También ha sido dura con la minoría serbia y ha amenazado a Belgrado con bloquear su camino a la Unión Europea, cuya presidencia pro tempore fue asumida por Zagreb esta semana.

Analistas citados por la agencia de noticias EFE coinciden en que su primer mandato tuvo mucha presencia pública y pocos resultados.

Su imagen dio la vuelta al mundo en 2018, cuando asistió a Rusia para la Copa del Mundo en la que la selección croata disputó la final con Francia y obtuvo el segundo lugar.

Su contrincante, Milanovic, jurista y diplomático de 53 años, llega al balotaje

con la promesa de convertir Croacia en "un país tolerante, sin odio", sin corrupción y posicionado entre las naciones "occidentales y progresistas".

El ex primer ministro tiene a su favor los logros de su gestión entre 2011 y 2015, cuando se ampliaron los derechos para los homosexuales, se tomaron medidas para aliviar a los endeudados en francos suizos y se buscó ampliar los derechos de la minoría serbia.

"Estamos ante el camino de una Croacia abierta y moderna. ¡Vamos! Seremos una buena comunidad de ciudadanos diferentes, pero iguales en derecho, en la que nadie será discriminado", exhortó frente a la segunda ronda de la votación.

Su desventaja es la imagen de político desgastado y la asociación de su figura entre muchos electores con la larga recesión económica que sufrió el país a principios de la década.

El final de su mandato estuvo marcado por una larga protesta de veteranos de guerra, conocidos por su nacionalismo extremista, que lo acusaban de traidor e inepto.

Milanovic triunfó en la primera vuelta, el pasado 22 de diciembre, con 30% de los votos, mientras que la actual presidenta quedó en segundo lugar, con 27%.

Un 70% de ciudadanos croatas manifiesta descontento por el rumbo del país -que ingresó en la UE en 2013 y es uno de los menos prósperos del bloque- y ven en la corrupción uno de sus mayores problemas.

Los centros de votación abrirán mañana a las 7 y cerrarán a las 19 (las 15 de la Argentina), tras lo cual se darán a conocer los resultados a boca de urna.

Si bien el cargo presidencial es sobre todo protocolar, la jefa de Estado tiene algunas atribuciones importantes como la coordinación de la política exterior con el Gobierno y el mando de las fuerzas armadas. (Télam)