internacionales

La UTEP repudió el asesinato de dos niñas en Paraguay y reclamó el esclarecimiento del hecho

Por Agencia Télam

07-09-2020 01:00

El secretario de Derechos Humanos de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), Ángel "Lito" Borello, repudió hoy el "asesinato" de dos niñas argentinas por parte del Ejército de Paraguay y reclamó el "esclarecimiento" de lo sucedido ante lo que definió como un "invento vil" por parte del Gobierno de ese país para "encubrir la realidad de este hecho".

"Repudiamos el asesinato de las dos niñas argentinas por parte del ejército paraguayo, y el intento vil del Gobierno del presidente de Paraguay Mario Abdo Benitez de encubrir la realidad de este hecho. Se trata de un crimen de Estado que no se puede tolerar, violando los derechos más elementales de la niñez", dijo Borello en declaraciones a Télam.

En ese sentido, el dirigente señaló que comunicaron su apoyo a Miriam, madre de una de las niñas asesinadas y contactaron a la abuela de Lilian y María del Carmen Villalba, las niñas de 11 años, asesinadas en un operativo militar ocurrido el miércoles último en Yby Yaú, departamen Concepción, en lo que según las autoridades fue un ataque a un campamento guerrillero.

"Ellas solamente querían conocer a sus padres y bajo ningún punto de vista participaron de un enfrentamiento como quiso hacer creer descaradamente el ejército paraguayo", dijo.

Borello indicó además que, desde la Secretaría de DDHH de la UTEP, apoyan la movilización convocada en la ciudad de Posadas "por la familia y organizaciones sociales de la provincia de Misiones".

Apoyamos el reclamo de la abuela de las niñas: repatriación de los cuerpos, y el esclarecimiento del caso con castigo para los responsables", completó.

Ayer, el fiscal Federico Delfino, quien investiga la muerte de las dos niñas de nacionalidad argentina en el operativo de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) contra un campamento del insurgente Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), admitió que las prendas que llevaban las fallecidas se destruyeron y que tenían 11 años de edad y no 15 y 18 como informó un médico forense.

Esta rectificación alimenta las críticas hacia las fuerzas operativas del Ejército paraguayo, los investigadores y las autoridades del Gobierno, a quienes se les achacan errores y malos procedimientos, según informó el diario asunceño Ultima Hora.

Una de las críticas partió del representante en América del Sur de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Jan Jarab, quien calificó la acción militar como "un hecho gravísimo que terminó con la vida de dos niñas a quienes el Estado debía proteger, como parte de su obligación de garantizar los derechos humanos de todas las niñas, niños y adolescentes en el país".

El duro pronunciamiento de Jarab disparó una inmediata reacción del Gobierno nacional, que vía Cancillería emitió una declaración que calificó de irresponsable al representante de la ONU por "insinuar una posible alteración de los hechos".

"(Este) hecho que junto a otras actuaciones del mismo ya objetadas y observadas a la Oficina de la Alta Comisionada llevan al extremo de retirar la confianza al señor Jarab, en cuanto a su predisposición de entablar una comunicación fluida, directa, constructiva y permanente con las autoridades competentes del Estado paraguayo", añade el escrito. (Télam)