internacionales

La Unión Europea defiende su trabajo como formadora de guarda costas libios

Por Agencia Télam

04-07-2019 01:45

La Unión Europea (UE) defendió hoy su misión como formadora de oficiales de la Guardia Costera Libia al asegurar que dan indicaciones para que las tareas de rescate de los migrantes se lleven a cabo con "total respeto" por los derechos humanos.

Las declaraciones llegan un día después del bombardeo contra un centro de detención de migrantes en las inmediaciones de Trípoli, la capital libia, donde al menos 44 personas murieron.

"La UE es plenamente consciente de la situación y por lo que respecta a nuestro trabajo junto a los guardacostas libios, les damos una formación para que lleven a cabo tareas en total respeto con los derechos humanos", aseguró la vocera de Relaciones Exteriores de la UE, Maja Kocijancic, en una conferencia de prensa.

"Nuestra ambición de salvar vidas está muy clara", agregó la funcionaria y dijo desconocer si alguno de los migrantes fallecidos había sido interceptado en aguas del mar Mediterráneo por los guardacostas libios.

LA UE da formación a los guardacostas libios a través de su misión Sophia, un operativo que comenzó a gestar Bruselas en 2015, en plena ola migratoria desde Medio Oriente y África hacia Europa.

Los migrantes y refugiados detenidos por los guardacostas libios son trasladados a centros de detención a la espera que de que el organismo de la U para los refugiados (Acnur) disponga su destino, algo que muchas de las víctimas del ataque de ayer esperaban desde hace al menos dos años.

Tras el ataque, que fue atribuido a las tropas del mariscal libio Jalifa Hafter, la U pidió una "investigación independiente" y reiteró su llamado a un "alto el fuego inmediato en Libia".

Sin embargo, el Consejo de Seguridad del organismo internacional no logró consensuar un acuerdo para condenar el ataque.

Mientras, decenas de miles de personas siguen tratando de migrar a Europa para mejorar su situación.

La Media Luna Roja tunecina informó hoy que 81 personas están desaparecidas tras el naufragio, el lunes pasado, de una embarcación precaria frente a las costas de Zarzis, en el sur de Túnez.

Según Chamseddine Marzoug, vocero de la organización, la embarcación, que partió dos días antes de la ciudad libia de Zuara, se encontraba a la deriva y fue localizada por un barco de pescadores que alertó a la Guardia Marítima.

"Tres personas fueron rescatas y enviadas a un hospital. Acabamos de enterarnos de que una de ellas ha fallecido hace un par de horas. Otras dos permanecen en nuestro centro de acogida en Zarzis", reveló el activista.

Según cifras de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), un total de 597 migrantes han muerto en el mar mientras trataban de alcanzar las costas de Europa desde el inicio de 2019. (Télam)