internacionales

La represión de protestas en Chile vuelve a poner contra las cuerdas a la policía

Por Agencia Télam

06-10-2020 02:00

El jefe de la policía de Chile, Mario Rozas, rechazó pedidos de renuncia de la oposición luego de que un policía fuese imputado por intento de homicidio contra un joven manifestante de 16 años que cayó al río Mapocho durante protestas en Santiago.

"Constantemente se ha pedido mi renuncia, pero tengo un mandato presidencial que cumplir (...) Mi deber es continuar hasta cuando su excelencia, el Presidente de la República, así lo estime pertinente", dijo anoche el director general de Carabineros.

Rozas hizo sus comentarios al comparecer ante una comisión del Congreso junto al ministro de Interior y Seguridad, Víctor Pérez, para explicar la actuación del uniformado Sebastián Zamora (22), que empujó al adolescente al río el viernes pasado.

La víctima, cuyo nombre se mantiene en secreto por ser menor de edad, permaneció durante varios minutos inconsciente en el lugar, en donde otros manifestantes lograron socorrerlo y quedó internado en la Clínica Santa María con múltiples fracturas.

En la comisión, Rozas sostuvo la importancia de esclarecer los hechos y dijo que en acusaciones respecto a casos previos se demostró que la policía actuó correctamente.

Hoy, el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, ratificó el respaldo del Gobierno a Carabineros y resaltó que el cuerpo policial está operando en circunstancias difíciles, que los llevaron desde enero de este año a implementar nuevos procedimientos.

"El Gobierno en esto ha tenido una sola y muy clara posición, que es respaldo absoluto a la institución de Carabineros de Chile, particularmente en las difíciles circunstancias en que está operando", dijo Galli.

"La verdad es que Carabineros ha estado ya desde el mes de enero a la fecha implementando diversos procedimientos policiales que apuntan a disminuir el riesgo del personal y las personas. Ese es el objetivo que está detrás de la acción policial: proteger los derechos de las personas", explicó el subsecretario.

Además, en líneas generales, defendió el actuar del cuerpo policial el pasado viernes.

"Es por eso que ustedes no vieron en el procedimiento del día viernes en Plaza Baquedano escopetas antidisturbios o lanza gases, sino que vieron carabineros de infantería que procedieron a la detención de aquellas personas que estaban participando en graves desórdenes", remarcó.

Sin embargo, Galli reconoció que "siempre hay riesgo en el proceder policial" con esta nueva modalidad.

Chile vive desde el 18 de octubre pasado una severa crisis social, con masivas manifestaciones que pusieron en jaque la segunda administración del presidente Sebastián Piñera en exigencia de cambios en materia política, social y económica.

El movimiento de protesta logró ya uno de sus objetivos centrales: que el Gobierno convoque a un plebiscito para decidir si se reforma la Constitución, sancionada en 1980 durante la dictadura cívico militar de Augusto Pinochet (1973-1990).

Las manifestaciones se detuvieron durante la cuarentena por la pandemia del coronavirus, pero en las últimas seis semanas comenzaron nuevamente, cuando restan menos de 20 días para el plebiscito.

La Fiscalía que lleva el caso del adolescente arrojado al río informó que accionará contra más policías por posible encubrimiento y posibles delitos de "obstrucción a la investigación, falsificación de documento público y encubrimiento" según consignó el diario La Tercera. (Télam)