internacionales

La Policía Federal de Brasil allanó casas de un grupo que amenazó a Bolsonaro

Por Agencia Télam

31-12-2018 08:30

La Policía Federal brasileña registró hoy los domicilios de personas acusadas de alertar la semana pasada sobre un artefacto explosivo que habían colocado en una iglesia de Brasilia y que han hecho amenazas por redes sociales contra el presidente electo, Jair Bolsonaro, quien asume mañana.

La operación fue realizada en sintonía con las intensas medidas de seguridad adoptadas para la ceremonia de asunción de mañana, por las que la ciudad de Brasilia amaneció hoy con calles cercadas, refuerzos policiales y militares en los espacios públicos.

La Policía Federal informó de que sus agentes cumplieron este lunes con siete mandatos de registro en residencias de acusadas de integrar la organización que el 24 de diciembre avisó en internet que había dejado un artefacto explosivo en una iglesia de Brasilia, que fue desactivado por las autoridades.

La institución, sin embargo, no divulgó el resultado de la operación ni aclaró si realizó detenciones de las personas que integran la organización y que pueden responder a un juicio por asociación para delinquir, informó la agencia EFE.

Las órdenes de registro fueron cumplidas en Brasilia y en ciudades de los estados de Sao Paulo y Goiás.

El grupo, que en su página en internet asegura haber nacido en México en 2011 y llegado a Brasil en 2016, publicó en las redes sociales un vídeo del artefacto explosivo que dejó en la iglesia.

La organización igualmente publicó amenazas contra Bolsonaro, un ex capitán del Ejército brasileño que en más de dos décadas como legislador se ha caracterizado por sus declaraciones machistas, racistas y homófobas, y por reivindicar a la dictadura militar que gobernó en Brasil entre 1964 y 1985.

En septiembre último Bolsonaro fue acuchillado durante un mitin de su campaña electoral, en Juiz de Fora, estado de Minas de Gerais.

El presidente electo, que estuvo hospitalizado 35 días por las graves heridas que sufrió en el atentado, y que sigue utilizando una bolsa de colostomía, que le será retirada en pocas semanas, ha sido blanco de otras amenazas y su seguridad es uno de los asuntos que más preocupa a los organizadores de la ceremonia de investidura. (Télam)