internacionales

La Policía de Nicaragua retiene a opositores tras reunión con eurodiputados

Por Agencia Télam

25-01-2019 08:15

La Policía de Nicaragua retuvo hoy a representantes de movimientos opositores luego de que estos se reunieron con una misión de eurodiputados en Managua para hablar sobre la crisis que ha dejado cientos de muertos y presos en protestas contra el presidente Daniel Ortega.

El empresario Michael Healy, la líder del Frente Amplio por la Democracia (FAD) Violeta Granera, el exdiputado José Pallais, y el dirigente estudiantil Harley Morales, miembros de la Unidad Nacional Azul y Blanco, fueron retenidos por un grupo de policías y supuestos paramilitares, y luego dejados libres, en las afueras de Managua.

Los opositores no respondieron llamadas telefónicas tras ser liberados, pero a través de sus allegados hicieron saber que estaban bien, aunque todavía eran perseguidos por tres automóviles y cuatro motocicletas.

Algunas personas cercanas a los miembros de la Unidad responsabilizaron al Gobierno de Ortega por "cualquier cosa" que les ocurra, informó la agencia de noticias EFE.

Cada uno de los retenidos han sufrido anteriormente algún tipo de persecución o amenazas por parte de la Policía de Nicaragua, según denuncian.

Healy, uno de los empresarios más visibles de las protestas antigubernamentales, fue objeto de una retención similar ayer, tras participar en una conferencia de prensa en la que el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) exigió a la Policía que se retractara de haberlos acusado de apoyar un "golpe de Estado fallido".

Granera ha recibido amenazas públicas en diferentes ocasiones, Pallais fue asediado por policías en su vivienda hace varias semanas, y Morales ha debido ocultarse en casas de seguridad para proteger su vida ante la presunta intimidación de grupos oficialistas.

Un grupo de 11 eurodiputados se encuentra en Nicaragua para conocer sobre la crisis local.

Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado entre 325 y 561 muertos, y de 340 a 767 detenidos, según organismos humanitarios.

Ortega reconoce 199 muertos y 340 presos a los que llama "terroristas", "golpistas" y "delincuentes comunes".

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha señalado al Gobierno de Ortega como responsable de crímenes "de lesa humanidad".

El presidente nicaragüense rechaza responsabilidades en la crisis, así como los señalamientos generalizados sobre graves abusos de las autoridades contra los manifestantes antigubernamentales, y denuncia ser víctima de un intento de "golpe de Estado fallido".

La Organización de Estados Americanos (OEA) emprendió el pasado 11 de enero la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua, por ruptura del orden constitucional. (Télam)