internacionales

La opositora Tijanóvskaya afirma que no busca la presidencia sino nuevas elecciones en Bielorrusia

Por Agencia Télam

20-09-2020 08:45

La dirigente opositora bielorrusa Svetlana Tijanóvskaya, excandidata en las presidenciales del 9 de agosto, que desataron protestas por presunto fraude que aún no cesan, reiteró que su objetivo fundamental no es ser presidenta sino que se convoque a nuevas elecciones.

"Que no me vean como futura presidenta de Bielorrusia porque no me posiciono como tal", declaró Tijanóvskaya en una entrevista con RBC, citada por la agencia Sputnik.

La dirigente, que se exilió en Lituania poco después de los comicios en los que el presidente Alexandr Lukashenko, en el poder desde 1994, se impuso por más del 80% de los votos, recordó que el punto clave de su programa electoral era "convocar nuevas elecciones presidenciales, limpias y transparentes" en Bielorrusia.

Tijanóvskaya se mostró segura de que así saldría de las urnas "un líder fuerte, al que el Sr. (Vladimir) Putin trataría como a un igual y con el que hallaría temas para acordar, si no ve ahora a un interlocutor" en su persona.

El presidente ruso, Putin, reconoció como válidas las recientes elecciones en Bielorrusia y se reunió esta semana en Sochi con Alexandr Lukashenko, que logró un sexto mandato en las urnas.

Lukashenko obtuvo el 80,1 por ciento de los votos en las presidenciales del 9 de agosto, seguido de Svetlana Tijanóvskaya, con el 10,1 por ciento de los apoyos, según el escrutinio oficial.

La oposición bielorrusa denunció numerosas irregularidades electorales y exigió una repetición de los comicios, opción que Lukashenko descartó.

En los primeros días las fuerzas del orden reprimieron las protestas con gas lacrimógeno, balas de goma, cañones de agua y granadas aturdidoras. Según el Ministerio del Interior, las movilizaciones se saldaron con tres muertos, centenares de heridos, entre ellos más de 130 agentes, y más de 6.700 detenciones.

La violencia callejera amainó en los días siguientes, pero las protestas continúan, al tiempo que las autoridades detenían o expulsaban de Bielorrusia a las figuras más visibles de la oposición. (Télam)