internacionales

La Justicia revierte la detención domiciliaria de un violador en un caso que sacudió a Chile

Por Agencia Télam

24-07-2020 05:45

Dos días después de que un juez otorgara prisión preventiva domiciliaria a un acusado de violación y desatará una polémica, la justicia chilena revocó hoy la medida cautelar y dictó una detención preventiva en la cárcel por considerar que el hombre representa un "peligro para la sociedad".

Tal como había solicitado el Ministerio Público, la Corte de Apelaciones de la sureña Temuco ordenó la prisión preventiva efectiva para Martín Pradenas, imputado por la violación en septiembre pasado de Antonia Barra, una joven de 21 años que se suicidó poco después de ser abusada.

El tribunal modificó la medida cautelar dictada el miércoles pasado por el Juzgado de Garantía local tras concluir que la libertad del acusado supone "un peligro para la seguridad de la sociedad, de las víctimas y de la investigación", reportó el diario La Tercera.

Además revirtió la prescripción de otras dos acusaciones, ocurridas en 2010 y 2014, que habían sido desestimadas por el juzgado de primera instancia.

En total, el joven de 28 años tiene seis denuncias en su contra por delitos de violación y abuso sexual, por las que afrontará una prisión preventiva de 120 días, plazo que durará la investigación.

Tras conocerse el fallo, Pradenas fue trasladado a la cárcel de Temuco, escoltado por la policía, mientras un centenar de personas protestaba contra él tocando bocinas y golpeando cacerolas, reportó la cadena Mega Noticias.

La prisión preventiva domiciliaria dictada esta semana había causado una ola de indignación en Chile, que derivó en protestas en las calles -pese a la pandemia- y múltiples muestras de rechazo en las redes sociales.

Alrededor de 60 personas se manifestaron en las afueras de la casa de Pradenas y realizaron la ya famosa performance "Un violador en tu camino", del colectivo feminista LASTESIS.

También hubo cacerolazos en distintos puntos del país y la propia ministra de la Mujer de la Nación, Mónica Zalaquett, expresó su conmoción al respecto.

“Como mujer, espero que se haga justicia en este y en todos los casos, porque lamentablemente son muchos más los casos que quisiéramos los que suceden hoy en Chile y tenemos que avanzar a entender que una mujer víctima no es culpable de ser agredida”, dijo hoy en una entrevista con el canal CNN Chile.

El juicio comenzó el pasado martes, nueves meses después del suicidio de Antonia Barra, de 21 años, quien poco antes había contado a sus amigos y expareja que Pradenas la había violado en septiembre de 2019.

El ataque ocurrió en un alojamiento turístico de Pucón, en el sur del país, en el marco de la celebración de Fiestas Patrias de Chile.

Según trascendió en los medios, la joven despertó en una cabaña con Pradenas sobre ella y después de gritarle que se apartara, se vistió y se fue.

Barra había viajado a esa ciudad patagónica junto a su amiga Consuelo y su novio, con quienes fue a una discoteca, donde comenzó el acoso de Pradenas, registrado en las cámaras de seguridad.

La Fiscalía publicó los mensajes de texto y audio que la joven mandó a varios amigos por WhatsApp, a quienes les dijo haber sido violada por Pradenas, pero que no quería denunciarlo por miedo a la reacción de sus padres.

Barra guardó silencio hasta el 12 de octubre de 2019, cuando llamó por teléfono a su exnovio, Rodrigo Canario, para contarle todo.

"Repugnante" y "cerda de mierda" fueron algunos de los insultos que gritó su expareja, quien reenvió la grabación de la llamada al supuesto violador para advertirle.

Un día después, la joven mandó un mensaje de despedida a Canario, tras lo cual, se suicidó.

A mediados de junio pasado, el canal Chilevisión divulgó un vídeo en donde se ve a Pradenas tirando de Barra y conduciéndola a la cabaña en Pucón.

En el registro, se ve cómo la joven se tambalea en estado de ebriedad e intenta oponer resistencia, pero Pradenas la toma de la mano e insiste en llevársela de la fiesta en la que estaban.

Días después de la filtración, el imputado contó en un video de YouTube: en esas imágenes "se puede ver cómo con Antonia nos damos besos, nos abrazamos y después nos vamos como personas normales".

Meses antes, el acusado había confirmado que tuvieron relaciones sexuales, pero dijo que fueron consensuadas.

En tanto, la familia de Antonia espera justicia.

"Seguimos adelante. Lo importante es que el delito de mi hija ha sido considerado y trabajaremos para que en el caso sea juzgado como corresponde este individuo", pidió su padre, Alejandro Barra. (Télam)