internacionales

La Justicia francesa valida la extradición de un presunto financiador del genocidio en Ruanda

Por Agencia Télam

30-09-2020 01:45

El Tribunal de Casación francés ratificó hoy de forma definitiva la entrega a la justicia internacional de Félicien Kabuga, el supuesto financiador de las milicias hutus que cometieron el genocidio de los tutsis en Ruanda, quien fue arrestado en mayo pasado en las afueras París tras 25 años de fuga.

Con su dictamen, la jurisdicción más alta de Francia validó la decisión del Tribunal de Apelación de París, que en junio pasado estimó que "no hay obstáculos jurídicos o médicos" para trasladar a Kabuga a Arusha, en Tanzania, sede del tribunal de Naciones Unidas que lo juzgará por genocidio y crímenes de lesa humanidad.

Francia tiene ahora un mes para entregar al octogenario al Mecanismo de los Tribunales Penales Internacionales (MTPI), la estructura responsable de completar la labor del Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR), reportó la agencia de noticias AFP.

Sin embargo, su defensa solicitará que su extradición se haga a los Países Bajos y no a Tanzania.

"Vamos a utilizar el mecanismo para hacer valer los derechos del señor Kabuga y vamos a pedir que sea trasladado a La Haya y no a Arusha, porque en La Haya sus derechos estarán mejor protegidos", dijo Emmanuel Altit, uno de sus abogados.

Detenido el pasado 16 de mayo en un suburbio de París, Kabuga, de 87 años según sus afirmaciones, está acusado de haber participado en la creación de la milicia hutu interahamwe, principal brazo armado del genocidio de 1994 que, según la ONU, dejó 800.000 muertos, principalmente entre la minoría tutsi.

También se sospecha que contribuyó en 1993 a la compra masiva de machetes que fueron distribuidos un año más tarde a dicha milicia, lo que respaldaría la teoría de un plan de genocidio que, sin embargo, nunca fue resuelto por la justicia internacional.

Además, fue expresidente de la Radio Televisión Libre de las Mil Colinas (RTLM), que difundió los llamados a matar a los tutsis.

Pese a estas acusaciones, Kabuga rechaza los siete cargos que se le imputan.

"Todo esto son mentiras. Yo ayudé a los tutsis en todo lo que hacía, en mis negocios, les prestaba dinero. No iba a matar a mis clientes", declaró en una audiencia el 27 de mayo.

Ante el Tribunal de Casación, su defensa invocó el estado de salud de su cliente, que supuestamente padece diabetes, hipertensión y una afección degenerativa, para impedir su traslado a Tanzania.

Sin embargo, la Justicia francesa se basó en un certificado médico elaborado por el doctor de la cárcel y determinó que su condición no es incompatible con su arresto ni tampoco con un eventual traslado.

El pasado 3 de septiembre, el fiscal del MTPI Serge Brammertz, recordó que el MTPI es la única jurisdicción competente para juzgar al fugitivo, "a menos que el Consejo de Seguridad (de la ONU) decida otra cosa".

En tanto, las víctimas ruandesas manifestaron su deseo de que sea juzgado en Ruanda. (Télam)