internacionales

La derecha deja claro que no facilitará la reelección de Sánchez: Es cómplice de los secesionistas

Por Agencia Télam

22-07-2019 02:00

El líder del Partido Popular (PP) de España, Pablo Casado, acusó hoy al presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, de ser "cómplice" de los secesionistas catalanes y ratificó durante el debate parlamentario de su investidura que se opondrá a la reelección porque su continuidad en el poder "es perjudicial para España".

"No merece el apoyo de los partidos constitucionalistas", subrayó Casado, quien añadió que Sánchez quiere "presidir una nación que sus socios niegan".

A su turno, el liberal Albert Rivera, de Ciudadanos, también confirmó que vetará la reelección del líder socialista, al que volvió a llamar "amigo de los secesionistas".

"Usted tiene el plan Sánchez, que es el plan por el cual se quiere perpetrar en el poder", dijo Rivera, quien en 2016 selló un acuerdo de gobierno con el máximo dirigente del PSOE que terminó en una investidura fallida por la oposición de Unidas Podemos, ahora socio preferente de los socialistas.

Durante del debate, Sánchez apeló a la "responsabilidad" del PP y Ciudadanos, segunda y tercera fuerza política, respectivamente, y les pidió que se abstengan para permitir que haya un gobierno en España.

Con ese gesto, que se presenta prácticamente imposible a la luz de la posición de la derecha, el líder del PSOE no necesitaría llegar a un acuerdo con Unidas Podemos, el partido de izquierda que lidera Pablo Iglesias, con el que negocia a contra reloj para formar un gobierno de coalición, algo a lo que se resistían.

"Si no quiere una repetición electoral, si no quiere que el gobierno dependa de los independentistas y quiere ser el líder de la oposición, tengo una mala noticia, señor Casado: se tiene que abstener", le dijo Sánchez a Casado en su turno de réplica.

"Tienen la llave, ustedes y el señor Rivera", añadió Sánchez dirigiendo la mirada a los líderes de la derecha.

En el inicio de su intervención, Sánchez sostuvo que "ojalá la derecha se aleje de la extrema derecha", después de afirmar que PP y Ciudadanos se habían atado con sus pactos a los ultras de Vox, amenazando la estabilidad política en España.

"Si nos insulta un poco más quizás nos planteamos abstenernos”, afirmó Casado después con ironía.

Rivera, por su parte, insistió en que el costo de abstenerse sería "insoportable" para España, y añadió que para su partido era "importante" votar en contra porque el plan de Sánchez "es bueno para sus amigos, sus socios y los que quieren un indulto para los secesionistas".

"Nos vamos a oponer al modelo que usted quiere, a la España sectaria", subrayó reiterando sus habituales argumentos con los que señala a Sánchez como "amigo" y "cómplice" de "terroristas vascos" y "dictadores" como el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

La estrategia de Sánchez de seguir pidiendo a la derecha que desbloquee su investidura con su abstención mientras negocia el apoyo de Unidas Podemos no gustó a la fuerza de izquierda, ya que las conversaciones están estancadas cuando quedan 72 horas para la votación crucial de su reelección. (Télam)