internacionales

La Asamblea Nacional debe elegir mañana a sus nuevas autoridades y Guaidó pretende la reelección

Por Agencia Télam

04-01-2020 04:15

El líder opositor venezolano Juan Guaidó se jugará mañana al menos parte de su futuro político, porque aspira a que la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) lo reelija como su titular, un lugar desde el que pretende mantener su disputa con el presidente Nicolás Maduro.

Guaidó fue elegido hace un año jefe de la AN de acuerdo a un arreglo interno por el que los partidos opositores, que ganaron las elecciones legislativas del 2015, rotan los cargos principales.

Días después, el 23 de enero, el título de presidente del legislativo le permitió a Guaidó autoproclamarse presidente encargado de Venezuela para impedir que Maduro culminara su segundo mandato fraudulento.

Aunque fue reconocido por unos 60 países, incluyendo a buena parte de la Unión Europea, Estados Unidos y el llamado grupo de Lima, esa designación terminó siendo meramente simbólica.

En la sesión de mañana Guaidó parece jugarse la legitimidad constitucional en la que se respalda su cargo de presidente encargado, por lo que necesita ser reelecto, un paso para el que sus seguidores dicen tener los votos necesarios.

Justamente el tironeo entre Gobierno y la mayoría opositora de la AN gira en torno a los votos de los diputados, reportó el diario El Nacional.

Mientras la oposición denuncia una persecución contra sus diputados, tanto judicial como de compra de voluntades, que pone en riesgo el quórum para reelegir a Guaidó, el oficialismo pugnaba por desacreditar las alternativas.

La AN aprobó una reforma del reglamento parlamentario que permite a los diputados que estén en el exterior "por motivos de persecución política u otra de fuerza mayor" votar de forma remota.

El Parlamento necesita la presencia de la mitad más uno del total de los 167 diputados para que se lleven a cabo las sesiones: 84 parlamentarios imprescindibles para que se llegue al quórum que se requiere para seguir funcionando.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), dominado por el chavismo, declaró "la nulidad absoluta y carencia de efectos jurídicos" de la norma que iba a permitir votar a esos diputados en el exterior, y la AN rechazó esa decisión de la alta corte.

Como de uno y otro lado se desconocen a las autoridades, existe una suerte de institucionalidad paralela: hay un TSJ "en el exilio", y una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) compuesta solo por chavistas y que asumió buena parte de las labores propias de la AN.

La agencia EFE señaló que una parte de los diputados que están en el exterior podrían reunirse en Bogotá, casi una muestra de que apelarán al voto remoto. (Télam)