internacionales

Italia estatiza la concesionaria vial controlada por los Benetton por graves incumplimientos

Por Agencia Télam

15-07-2020 01:45

El Gobierno italiano resolvió hoy que el Estado tome el control de la mayor concesionaria vial del país, controlada por el grupo Benetton, por "graves incumplimientos de contrato" y luego de que la empresa fuera señalada como responsable del derrumbe de un puente cerca de Génova que dejó decenas de muertos hace dos años.

La decisión del Gobierno que encabeza el primer ministro Giuseppe Conte se dio luego de varios meses de críticas al grupo empresario tras la muerte de 43 personas por el derrumbe en el 2018 del puente Morandi, que que era gestionado por Autostrade per l'Italia (Aspi), la empresa vial controlada por Benetton a través de otra firma, Atlantia.

Según informó el Gobierno en un comunicado, el grupo Benetton cederá su participación al banco de inversión público CDP, controlado por el ministerio de Economía.

El ingreso del Estado en la concesionaria más grande del país fue destacado por todas las fuerzas del Gobierno de coalición, como el Movimiento Cinco Estrellas (M5E) y el Partido Democrático (PD), aunque recogió algunas críticas de la derechista Liga, que reclamaba la revocación de la concesión al grupo y no la formación de una empresa estatal.

La estatización de Aspi, oficializada en la madrugada tras más de seis horas de reunión de Gabinete, obligará al grupo Benetton a desprenderse gradualmente de su participación en Aspi a partir del 27 de julio, desde el actual 88% que controla a través de Atlantia hasta un porcentaje menor al 10%, según detalles del acuerdo publicados por los diarios La Repubblica y Corriere della Sera.

La decisión se basó en los "graves incumplimientos" de contrato de parte de la concesionaria, según dijo la ministra de Transporte Paola de Micheli, del PD, durante la reunión de gabinete, informó el comunicado de Gobierno.

"La solución del Gobierno para el asunto Aspi protege el interés público de todos los italianos y trabajadores de la empresa. Ahora vamos adelante con las inversiones ya definidas para las infraestructuras y los trabajos de mantenimiento fundamentales para la seguridad de nuestras carreteras", planteó De Micheli en la red social Twitter.

La salida de Benetton de la empresa era la condición que el premier Conte había exigido para poder extender la concesión de varias autopistas a Aspi tras denunciar que el grupo "le toma el pelo a los italianos" por una serie de incumplimientos en los contratos.

La nueva política para Aspi incluye, además, el pago de compensaciones por 3.400 millones de euros por parte de la concesionaria, la obligación de reforzar los sistemas de control y la renuncia a cualquier litigio contra el Estado por las tarifas.

"Los Benetton han aceptado las condiciones del Gobierno. El estado se convertirá en el primer accionista de Autostrade, la familia Benetton tendrá menos del 10% de las acciones y en unos pocos meses dejarán definitivamente Aspi", destacó en tanto el canciller Luigi Di Maio, referente del M5E, en Facebook.

"Esto significa que los Benetton ya no administrarán nuestras carreteras. Era nuestro objetivo principal. Y lo logramos", agregó Di Maio, uno de los principales impulsores de la salida del grupo empresario.

En la misma línea se expresó el ministro de Desarrollo Económico, Stefano Patuanelli, quien consideró que "vuelve a los italianos lo que siempre había sido suyo: Una importante infraestructura vial".

"Solo con este Gobierno y con este primer ministro ha sido posible. Estamos satisfechos, porque incluso sin quitar la concesión hemos logrado el resultado de eliminar la gestión de los Benetton sin los riesgos de la revocación", agregó Patuanelli, miembro del Cinco Estrellas.

En ese marco, si bien se había mostrado favorable a quitar la concesión a Aspi, la derechista Liga criticó que el gobierno no haya llegado a la revocación.

"Meses de hablar para no cambiar nada: no se le revoca la concesión a Autostrade, más allá de las promesas del Cinco Estrellas", criticó la fuerza que conduce el ultraderechista Matteo Salvini en un comunicado citado por el diario La Repubblica.

El Gobierno italiano que conduce Conte en base a una alianza de fuerzas de centroizquierda como el PD y el M5E ya había anunciado meses atrás el ingreso del Estado en la aerolínea Alitalia.


(Télam)