internacionales

Israel demolió un complejo de viviendas palestinas en una zona de Jerusalén controlada por la ANP

Por Agencia Télam

22-07-2019 04:00

Las fuerzas de seguridad de Israel demolieron hoy 12 edificios con más de 70 viviendas palestinas en el barrio Wadi Humus, en Jerusalén Este, una zona controlada por la Autoridad Palestina, con el argumento de que estaban demasiado cerca de la barrera de seguridad, lo que amenaza complicar aun más la crítica situación en la zona de frontera.

En una réplica casi inmediata, la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) consideró la demolición de las residencias como "un crimen de guerra", "limpieza étnica" y una "masacre israelí".

Cientos de soldados se presentaron a primera hora de la mañana en Wadi Humus para destruir los departamentos, la mayoría todavía en construcción, aunque ya había tres familias viviendo allí, lo que obligó a evacuar a 17 personas.

Un hombre se atrincheró en el salón de su casa y les advirtió a las fuerzas israelíes que tendrían que destruir la casa con él dentro, aunque finalmente fue desalojado, consignó la agencia de noticias Europa Press.

Wadi Humus está en la zona de Sur Baher, dentro de los límites municipales de Jerusalén pero en las áreas A y B controladas por la Autoridad Palestina.

Sus vecinos recibieron los permisos de construcción de la ciudad palestina de Belén, que tiene jurisdicción sobre Wadi Humus.

En 2011, una norma israelí prohibió construir cerca de la barrera de seguridad, pese a lo cual las obras en Wadi Humus comenzaron en 2014, hasta que en junio, el Tribunal Supremo avaló la demolición de estas viviendas, una decisión que ayer fue confirmada en segunda instancia.

El secretario general de la OLP, Saeb Erekat, alertó que la demolición de viviendas palestinas en la zona ocupada de Jerusalén Este "constituye una grave violación de la Cuarta Convención de Ginebra, así como un crimen de guerra bajo el Estatuto de Roma del Tribunal Penal Internacional".

"Las políticas y prácticas ilegales de Israel, que van desde las demoliciones de viviendas a los desplazamientos forzados, en Jerusalén Este y el resto de la Palestina ocupada solo tienen un propósito: la preservación y expansión de la empresa colonial israelí a expensas de las tierras y del pueblo palestinos", sentenció Erekat en un comunicado.

"Las autoridades palestinas reconstruirán todo lo que sea demolido por Israel", subrayó.

El jefe de la Comisión de Resistencia del Muro y los Asentamientos de la OLP, Walid Ashaf, dijo, a su turno, que el derribo "es algo muy peligroso" por los precedentes que establecen.

Ashaf reportó que se trata de la primera demolición que Israel ejecuta en zonas declaradas A y B, cuya planificación y Administración Civil, según los Acuerdos de Oslo, recaen en la ANP, excluyendo las que se consumaron en operaciones militares como en la Segunda Intifada (2000-05) y las demoliciones de represalia de viviendas de atacantes palestinos.

Se trató, además, del mayor número de departamentos y viviendas con orden de demolición desde la ocupación de los territorios palestinos en 1967, que afecta a más de 350 familias.

Las agencias de Naciones Unidas en territorio palestino recordaron hoy que la Corte Penal Internacional consideró en 2004 ilegal esa valla cuya cercanía argumenta Israel, que atraviesa el área de Wadi Humus dividiendo el barrio y cercando una carretera a la que no queda acceso directo.

La Unión Europea pidió detener las demoliciones, que incluyó en la política de asentamientos de Israel, como los traslados forzosos, desalojos y confiscaciones de viviendas, prácticas "ilegales de acuerdo con el derecho internacional", reseñó.

En el operativo de hoy, mientras las excavadoras demolían las construcciones menores, se colocaron explosivos en el interior de los edificios más altos, "de un total de doce, y en dos bases de cimentación de edificios", según explicó el organismo militar israelí que gestiona la ocupación, y replicó la agencia EFE. (Télam)