internacionales

Islandia obliga a usar tapabocas y limita las reuniones tras aumento de casos de coronavirus

Por Agencia Télam

31-07-2020 12:30

El Gobierno islandés comenzó a exigir desde hoy el uso de tapabocas y a limitar las concentraciones de personas, para intentar contener la expansión del coronavirus tras un aumento de casos.

Desde hoy volvió a regir la norma de mantener dos metros de distancia entre personas cuando sea posible, mientras que en los casos en los que no se puede evitar la cercanía, como en un avión, en la peluquería o en un salón de masajes, será obligatorio el uso de tapabocas.

La isla del extremo noroeste de Europa, uno de los países que mejor ha controlado la pandemia de coronavirus, se convertirá así en la primera nación nórdica que obliga a usar mascarilla por el coronavirus.

Todos los viajeros procedentes de países de riesgo que pasen más de diez días en Islandia deberán someterse a partir de ahora a un segundo test de Covid-19 a los cinco días de su llegada, aparte del que se hagan en el aeropuerto, informó la agencia de noticias EFE.

Islandia abrió el pasado 15 de junio sus fronteras a todos los ciudadanos del espacio europeo de libre circulación Schengen y del Reino Unido, pero exige un test (que cuesta unos 100 euros) o pasar una cuarentena de dos semanas para entrar en el país.

Gracias a una estrategia masiva de pruebas y de rastreo de contactos, aparte de su situación geográfica y demográfica, Islandia es uno de los países europeos que mejor ha controlado la pandemia.

Su tasa de mortalidad por coronavirus es de 2,83 fallecidos por 100.000 habitantes y no registra muertos desde abril.

Pero la aparición de dos focos de transmisión comunitaria en las últimas semanas, que han provocado el primer ingreso hospitalario en dos meses y medio, ha hecho reaccionar a las autoridades.

"Islandia fue uno de los primeros países europeos en imponer una política de cuarentena, aislamiento, test masivos y rastreo, que nos resultó muy útil. Las medidas que introducimos ahora pretenden evitar que tomemos otras más drásticas en adelante", señaló en un comunicado la primera ministra, Katrin Jakobsdottir.

La jefa de Gobierno socialdemócrata señaló, sin embargo, que no dudará en impulsar nuevas restricciones si fuese necesario para proteger la salud pública y la infraestructura sanitaria.

Islandia ha registrado hasta ahora 1.872 casos de coronavirus y 10 muertes. (Télam)