internacionales

Internan a ex ministro de Evo Morales, cercado por oficialistas y luego citado por la Fiscalía

Por Agencia Télam

11-01-2020 02:45

El dirigente ex ministro de gobierno de Bolivia Carlos Romero fue internado con un cuadro de deshidratación, luego de pasar 48 horas encerrado en su casa sin alimentos ni agua, cercado por militantes afines al gobierno de Jeanine Áñez, que exigieron su detención, informó hoy la prensa boliviana.

Romero, ex senador y ministro durante la gestión de Evo Morales está citado para el próximo lunes por la Fiscalía que instruye una denuncia en su contra por manipulación de votos de miembros del tribunal en un juicio por terrorismo.

La acusación contra el ex funcionario del gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) asegura que pagaba los gastos de las juezas ciudadanas.

También pende sobre Romero una segunda citación, aún sin fecha, en un caso que se tramita por presunta corrupción en la Unidad Ejecutora de Lucha Integral Contra el Narcotráfico (Uelicn).

“El diagnóstico fue una hipertensión arterial, síndrome de deshidratación moderada, síntomas de una úlcera y una crisis de ansiedad depresiva muy fuerte. Por esas razones se lo trasladó a la clínica”, sostuvo el médico Fernando Romero, quien estimó que la recuperación demandará dos días.

El ex ministro estaba oculto, pero luego de que un periodista español revelara su ubicación el miércoles, un grupo de la denominada “resistencia” cercó su domicilio y exigió su aprehensión.

El actual ministro de Gobierno, Arturo Murillo, rechazó los pedidos y afirmó que su antecesor no tenía proceso pendiente; sin embargo, el jueves -mientras Romero estaba acorralado en su casa- la Fiscalía hizo públicas dos citaciones por casos de corrupción y supuesto tráfico de influencias.

El ex presidente Evo Morales publicó en Twitter: “El hermano Carlos Romero, ex ministro de Gobierno, más de 48 horas sin agua ni comida, solo en su departamento, cercado por paramilitares y Policía. Esto es un atentado a la vida por la dictadura de (Jeanine) Añez, Camacho y Mesa”. (Télam)