internacionales

Independentistas protestan ante visita de Felipe VI en pleno escándalo: Cataluña no tiene rey

Por Agencia Télam

20-07-2020 09:45

Los reyes Felipe VI y Letizia visitaron hoy el monasterio de Santa María de Poblet, en la provincia catalana de Tarragona, donde fueron recibidos por miles de manifestantes independentistas entre gritos y pancartas con el lema "Cataluña no tiene rey".

La visita fugaz del monarca y su esposa a Cataluña tiene lugar en medio del escándalo por los negocios corruptos del rey emérito, Juan Carlos de Borbón, a quien la Justicia suiza y española -en este último caso de forma preliminar- investigan por presunto blanqueo y comisiones ilegales.

El diario El Confidencial publicó hoy que, tras su abdicación y cuando ya no era inviolable, el padre de Felipe VI viajó en 2016 a la Polinesia Francesa con dinero de una sociedad opaca controlada por su primo, Álvaro de Orleans.

En plena indignación por las actividades ilegales del monarca, una fuerte presencia policial impidió que la gran mayoría de los manifestantes, convocados por las plataformas independentistas Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium, pudieran llegar hasta las puertas del monasterio con sus pancartas en el momento del arribo de los reyes.

No obstante, se vivieron momentos de tensión cuando la policía catalana desalojó por la fuerza y a los porrazos a decenas de personas que sí lograron sortear el cordón de seguridad y accedieron a las inmediaciones del lugar, desde donde rechazaron a la "monarquía ilegítima" y reclamaron una "república catalana".

Hubo algunos heridos y detenidos, según informó el diario digital ElNacional.cat.

Bajo el lema "Cataluña no tiene rey", ondeando sus esteladas (banderas independentistas) y con símbolos de rechazo a la monarquía, como fotos de Felipe VI patas para arriba, los manifestantes procedentes de pequeños municipios del campo de Tarragona marcharon a pie hasta el monasterio, donde hicieron sonar con parlantes una versión propia de "Bella ciao", la popular canción emblema de la resistencia antifascista.

Asimismo, se convocó un cacerolazo de repudio a la monarquía en toda Cataluña para esta noche a las 20.

"Hoy el rey Borbón viene a Poblet buscando una legitimación histórica que no ha tenido nunca, él encarna el sometimiento de Cataluña por el derecho de conquista como nos recordó el 3 de octubre. Por eso nunca será bienvenido", afirmó en Twitter Elisenda Paluzie, la presidenta de la ANC.

El rey Felipe VI y su esposa, Letizia Ortiz, se encuentra en medio de una gira por toda España para comprobar de primera mano cuál es la situación una vez superado lo peor de la crisis del coronavirus, enfermedad que causó más de 28.400 muertos y dejó hundida la economía del país.

La agenda de la visita de los monarcas a Cataluña inicialmente incluía pasar por Barcelona, para acudir al templo de la Sagrada Familia y mantener una reunión con representantes empresariales y recorrer el Barcelona Supercomputing Center (BSC).

Sin embargo, se vieron obligados a postergar estas actividades debido a las recientes restricciones y recomendaciones de limitar la movilidad anunciadas por el gobierno catalán, del independentista Quim Torra, ante el incremento acelerado de los contagios de coronavirus en Barcelona y su área metropolitana, uno de los brotes activos que más preocupan en España.

De hecho, Torra envió una carta a la Casa Real en la que le recuerda al monarca que "no se recomiendan desplazamientos innecesarios", tras las medidas adoptadas.

Además, en vísperas de la visita, el vicepresidente catalán, Pere Aragonés, calificó a la monarquía de los borbones de "organización criminal".

Felipe VI y Letizia estuvieron acompañados en su visita por el ministro de Sanidad español, Salvador Illa, y la Delegada del gobierno central en Cataluña, Teresa Cunillera, ya que el gobiero catalán no envió ningún funcionario.

La protesta contra los reyes comenzó esta madrugada con una quema de neumáticos en las vías del tren de alta velocidad entre Girona y Figueres, que provocó daños en la infraestructura y sistema de señalización y obligó a suspender durante horas el servicio. Los manifestantes dejaron su firma antimonárquica. (Télam)