internacionales

HRW denunció que el gobierno de Bolivia persigue a partidarios de Evo Morales

Por Agencia Télam

11-09-2020 07:30

La organización Human Rights Watch (HRW) denunció hoy que el gobierno interino de Bolivia utiliza el sistema de justicia para perseguir a colaboradores y partidarios del expresidente Evo Morales.

HRW afirmó que detectó acusaciones infundadas o desproporcionadas, violaciones del debido proceso, restricciones a la libertad de expresión y uso excesivo y arbitrario de la prisión preventiva.

En un informe titulado “La justicia como arma: persecución política en Bolivia” y divulgado en su sede de Washington, la entidad sostuvo que el gobierno de la presidenta Jeanine Áñez “presionó de forma pública a fiscales y jueces para que actúen de manera favorable a sus objetivos”.

Agregó que ello causó “investigaciones penales contra más de 100 personas vinculadas al gobierno de Morales o simpatizantes, por supuestos delitos de sedición o terrorismo”, según la agencia de noticias AFP.

La ONG aseguró que en algunos casos fiscales presentaron cargos por terrorismo contra personas por el simple hecho de haber hablado por teléfono con Morales y a otras, por haber publicado críticas contra el gobierno en internet.

El director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco, dijo que “la injerencia política en el sistema judicial es un problema crónico en Bolivia” y que el gobierno interino “se aprovecha de un Poder Judicial sin independencia, que el propio Morales ayudó a debilitar”.

El ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, rechazó las acusaciones de HRW y sostuvo que fue Morales quien, durante su gobierno (2006-19) designó a los jueces actuales.

“En otras palabras, todo el sistema judicial está cooptado por el Movimiento Al Socialismo (MAS), partido de Morales, y por tanto es un contrasentido decir que el actual gobierno ejerce control sobre la justicia o que la utilizamos como arma de persecución”, dijo Núñez.

Bolivia celebrará elecciones presidenciales y legislativas el 18 de octubre próximo en un clima de alta tensión entre las fuerzas con chances de acceder al gobierno, y especialmente entre el gobierno interino y el MAS. (Télam)