internacionales

Hija de un paciente que habría muerto por coronavirus demandó al ministro de Salud británico

Por Agencia Télam

22-06-2020 09:30

La hija de un hombre de 88 años del que sospecha que murió de coronavirus en una residencia de ancianos en Inglaterra, presentó una demanda judicial contra el ministro de Salud británico, Matt Hancock, ya que considera que el Gobierno implementó políticas que pusieron en riesgo esos hogares.

La médica Cathy Gardner perdió a su padre, Michael Gibson, cuando falleció el 3 de abril pasado en la residencia Cherwood House en Oxfordshire, sudeste de Inglaterra.

Según su argumento, el Gobierno no tuvo en cuenta los consejos de la Organización Mundial de la Salud y su propio Grupo Científico Asesor para Emergencias (SAGE).

En declaraciones a la cadena televisiva británica Sky News, Gardner reveló que a principios de este mes presentó una carta intimando al ministro, exigiéndole que se retractara de su afirmación sobre que colocó un "anillo protector" alrededor de los hogares de ancianos, dándole 14 días para responder.

Pero indicó que después de no haber recibido una respuesta adecuada, decidió presentar una demanda judicial contra el ministro de Salud, el NHS de Inglaterra como se le llama al servicio nacional de salud inglés y el departamento de Salud Pública de Inglaterra.

Gardner sostiene que la residencia donde estaba su padre fue presionada para que retomara a un residente que había ingresado en el hospital con síntomas de coronavirus.

Argumentó que ese paciente, nunca se hizo el test del virus, de acuerdo con la política del Gobierno en ese momento diseñada para ayudar a aliviar la carga de hospitales.

Sospecha que eso permitió que el virus se propagara y, a su vez, cobrara la vida de otros, incluida la de su padre.

Detalló que la respuesta que recibió a fines de la semana pasada fue completamente inadecuada y no contemplaron ni reconocieron ningún tipo de infracción.

"Los acusados no se involucraron con mis preocupaciones, no facilitaron documentos relevantes e intentaron esconderse detrás de las objeciones de procedimiento", afirmó.

Agregó que recibió una respuesta vergonzosa cuando miles de personas vulnerables perdieron sus vidas así como miembros del personal.

"Fue extremadamente angustioso, obviamente no se me permitió visitarlo. Todo lo que pude hacer fue mirar por la ventana y verlo unas 24 horas antes de que muriera. Fue absolutamente desgarrador", contó. (Télam)