internacionales

Hay un renacimiento del nacionalismo terco y estúpido, dijo ex presidente de la Comisión Europea

Por Agencia Télam

23-12-2019 02:30

El ex presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker advirtió hoy sobre el renacimiento general del “nacionalismo terco y estúpido” en la Unión Europea (UE) y sobre los “extremismos” en Bélgica y la Nueva Alianza Flamenca (N-VA), y reconoció que existe un aumento de los populismos y los atribuyó al “hecho nacional” y no al bloque europeo.

El político luxemburgués declaró hoy en una entrevista con el diario belga Le Soir que "hay un renacimiento del nacionalismo terco y estúpido, que se confunde con patriotismo, cuando es todo lo contrario: el patriotismo es el amor a su nación y el europeísmo es el amor a los demás. Los europeos ya no se aman entre ellos porque no se aman ellos mismos”.

"¿En qué sería Europa responsable del progreso de la N-VA (...), de la Alternativa para Alemania (AFD) (...), de todos los estúpidos excesos del nacionalismo ilimitado e intransigente en Italia" o "exclusivamente responsable del Brexit?", se preguntó quien fuera el presidente de la CE entre 2014 y 2019.

“Hay razones nacionales o regionales que explican esa pujanza", pero que resulta "fácil cargar a Europa con todas las responsabilidades", explicó quien más adelante se explayó sobre el fenómeno del populismo belga.

"Bélgica es el único país del mundo que conozco que no está orgulloso de sí mismo. Nunca conozco a belgas que estén orgullosos de Bélgica", lamentó Junker, citado por la agencia de noticias EFE.

Ante la pregunta sobre si el proyecto europeo debería ayudar a superar los egoísmos nacionales y corregir los defectos de los Estados, Juncker explicó que “el presidente de la CE tiene poder, pero no tanto como para corregir al señor De Wever”, el presidente y fundador del partido nacionalista flamenco N-VA, que promueve el independentismo.

En 2010, al celebrarse las elecciones generales del 13 de junio, el ultraderechista N-VA, cuyo principal objetivo es conseguir un escenario de independencia política de la región de Flandes, se convirtió en el partido más votado no solo de la Región Flamenca, sino de toda Bélgica.

Al respecto, Juncker evitó pronunciarse sobre si se debería celebrarse un plebiscito de la unidad territorial de Bélgica, pero advirtió: "No soy fan de los referendos". (Télam)