internacionales

>>>ANSA/ Libia: Giuseppe Conte con Khalifa Haftar en Roma

Por Agencia ANSA

08-01-2020 07:15

Por Laurence Figá-Talamanca ROMA, 8 ENE - Italia intenta retomar el rol de mediador en Libia pero choca con las sensibilidades de los principales actores.

Mientras la Unión Europea (UE) parece impotente, Estados Unidos tiene qué hacer con una gravísima crisis con Irán y los otros actores internacionales asemejan soplar el fuego, en forma sorpresiva el premier Giuseppe Conte recibió en Roma al general Khalifa Haftar, el hombre fuerte de la Cirenaica que lanzó el último ataque sobre Trípoli con el objetivo de derrocar al gobierno nacional reconocido por la U.

En Palazzo Chigi (sede del gobierno,NDR) era esperado por la noche igualmente el premier de aquél gobierno, Fayez al Sarraj, de regreso de Bruselas donde se reunió con el Alto representante de la UE, Josep Borrell pero, a último momento, su avión superó Roma para continuar su ruta hacia Trípoli irritado por la acogida reservada poco antes a su acérrimo enemigo.

"No podemos entablar un diálogo o encuentros con el criminal de guerra Haftar", explicó a una televisora libia el embajador de Tripoli ante la UE, Hafed Gaddur.

Una ocasión perdida para Conte que, si bien no esperaba un apretón de manos entre los dos -como ocurrió en Palermo poco más de un año atrás-, habría mantenido coloquios separados con los dos protagonistas de la crisis para reafirmarles la necesidad de un diálogo que evite una escalada siempre más peligrosa a pocas millas de las costas italianas.

Un tropiezo rápidamente aprovechado por Matteo Salvini que llamó "peligroso incapaz" al premier "por una simple cuestión de protocolo antes todavía que política".

Pero Palazzo Chigi, por la noche, explicó que "razón de la postergación por parte de Sarraj se debió a una fake news hábilmente echa correr en Libia por la cual Conte deseaba que se reunieran Sarraj con Haftar.

Cosa que desencadenó polémicas fortísimas en Libia".

Durante la extensa conversación con Haftar, el presidente del Consejo de Ministros expresó la fuerte preocupación por la continua escalada en el terreno en Libia y puntualizó la firma condena al atentado en la Academia militar de Trípoli.

Conte, se lee en una nota del Palazzo Chigi, "al reconocer los riesgos para lograr la estabilidad en la totalidad de la región, aseveró que la única solución sostenible es la política y, por lo tanto, invitó a renunciar a la opción militar".

Además, Conte comentó los aspectos salientes del comunicado conjunto emitido al término del encuentro entre los presidentes Vladimir Putin y Erdogan, donde se invitó a las partes a alcanzar un rápido cese del fuego".

En tanto, Conte en Roma se encontraba con Haftar, el canciller Luigi Di Maio estaba en El Cairo para sostener una reunión con sus colegas de Egipto, Grecia, Chipre y Francia dedicada a Libia, en pleno tour diplomático que ya lo vio en Bruselas y Estambul y que lo llevará además a Argelia y Túnez.

Durante la reunión Di Maio -que en diciembre estuvo entre Trípoli y Bengasi, irritando al gobierno libio por su encuentro con Haftar en el mismo día- en las veces de Sarraj no firmó una declaración conjunta considerada como "muy dura" en relación al ejecutivo de Trípoli y de Turquía, que ya desplegó 35 militares en Tripolitania, como lo confirmó el presiente Recep Tayyip Erdogan.

El intento del gobierno italiano es el de permanecer equidistante entre las dos fuerzas que disputan el futuro de Libia: "El proceso de Berlín -explicó el titular de la Farnesina (Cancillería)- no debe inclinarse hacia una sola parte sino, en primer lugar, debe existir el diálogo y la moderación".

Sobre esto "no debemos romper a la UE", subrayó Di Maio, recordando que el viernes tendrá lugar el Consejo Europeo en Bruselas -luego de la cumbre en forma reducida de ayer que terminó sin sustanciales pasos adelante- del que se espera una fecha para la Conferencia de Berlín.

Y siempre el viernes Conte reunirá mayoría y oposición en el Palazzo Chigi para discutir acerca de Libia, y también la situación en Irak, mientras Di Maio anunció que el 15 de enero referirá al Senado ambos dossier.

Mientras tanto, en el terreno, el autoproclamado Ejército Nacional de Haftar continúa su avanzada hacia el oeste: según fuentes ligadas al hombre fuerte de la Cirenaica realizó raid aéreos en el oeste de Sirte para abrir la vía hacia Trípoli, último acto de la ofensiva lanzada el 4 de abril pasado.

Desde Estambul, donde se inauguró el gasoducto TurkStream, Erdogan -patrocinador de Sarraj- y el presidente ruso, Vladimir Putin, que al contrario, apoya a Haftar, lanzaron juntos un llamamiento para un cese del fuego a partir de la medianoche del domingo 12 de enero.

Los dos líderes, acusados de fomentar el choque de una parte y de la otra, invitaron a encaminar "un proceso político conducido por los libios" pues "apostar una solución militar llevaría solo a ulteriores sufrimientos".

(ANSA).