internacionales

Grupo guerrillero ELN reconoció su participación en las protestas contra la Policía de Colombia

Por Agencia Télam

24-09-2020 02:45

El grupo guerrillero colombiano Ejército de Liberación Nacional (ELN) reconoció en un video conocido hoy que sus milicias urbanas participaron en los ataques contra estaciones de policía en Bogotá el 9 y el 10 de septiembre, en medio de manifestaciones tras un caso de presunto abuso policial.

"Los levantamientos y asonadas no han sido motivadas por diferentes grupos contrarios al Gobierno. Nuestra militancia urbana participa en ellas como uno o una más", dijo "Comandante Uriel", líder del Frente de Guerra Occidental Ómar Gómez del ELN, citado por el portal ruso de noticias Sputnik.

Las recientes manifestaciones en varias ciudades de Colombia reflejan la "rebeldía" de las personas por "la indignación creciente, el repudio a la opresión y la necesidad de justicia y de sacudirse del yugo", agregó el guerrillero.

También exigió se detenga "la brutalidad policial y atropellos contra las personas", por lo que invitó a acabar con los "centros de tortura y muerte llamados CAI (Comandos de Acción Inmediata)".

Estas declaraciones se producen dos semanas después de que durante las manifestaciones del pasado 9 y 10 de septiembre, 53 estaciones de policía fueron vandalizadas en Bogotá y 22 fueron incinerados por manifestantes, algunos de los cuales son judicializados por la Fiscalía, que junto con el Gobierno los señala de pertenecer a grupos armados ilegales, entre ellos el ELN.

"A los policías verdaderamente patriotas: que hagan objeción de conciencia y se nieguen a arremeter contra su misma clase, de lo contrario, que les caiga encima la ira popular", advirtió "Uriel" en el video, en el que remarcó que el ELN apoya "todo estallido de rebelión y protesta contra el sistema".

El pasado 15 de septiembre el exjefe negociador de paz de la guerrilla, "Pablo Beltrán", negó que el grupo rebelde haya participado en los ataques a la Policía en Bogotá y en otras ciudades del país.

En las manifestaciones murieron 14 personas y 300 más resultaron heridas y se produjeron a raíz de la muerte del estudiante de derecho y taxista Javier Ordóñez, de 45 años, por parte de dos policías que lo sometieron en una calle de Bogotá y le propinaron varias descargas eléctricas con una pistola tipo Taser.

El hombre fue llevado después a una estación de policía donde, según uno de sus amigos, fue "molido a golpes" por los dos agentes frente a otros que estaban allí, luego de lo cual fue conducido a una clínica en la que falleció a los pocos minutos. (Télam)