internacionales

Fútbol-Milan: Estalló la Zlatanmanía

Por Agencia ANSA

02-01-2020 02:30

(Programada) MILAN, 2 ENE - Zlatan Ibrahimovic ya es oficialmente jugador de Milan, a cuyos aficionados prometió darles muchas alegrías apenas pisó suelo italiano, donde una multitud lo recibió con los brazos abiertos.

"Haré saltar a los fanáticos en San Siro como ya lo hice antes.

Los espero a todos allí", prometió el delantero sueco, que congregó a más de un centenar de simpatizantes sólo en el Aeropuerto Internacional Enrico Forlanini de Linate, Milán.

Allí lo esperaba también el croata Zvonimir Boban, ex gloria "rossonera" y actual director del Departamento de fútbol de Milan con quien Ibrahimovic se abrazó afectuosamente al descender de un vuelo privado que lo trasladó desde Suecia.

"Estoy muy feliz", publicó Zlatan en la red social Instagram al resumir las sensaciones en su regreso al club a siete años de su partida y mientras se dirigía a realizarse los controles médicos de rigor antes de firmar su contrato.

En la Clínica La Madonnina también lo aguardaba una multitud ansiosa que obligó al automóvil que lo trasladaba a realizar una maniobra para evitar cualquier inconveniente o accidente y lo condujo hasta una puerta de ingreso secundaria.

Los fanáticos todavía coreaban su nombre cuando abandonó la clínica luego de tres horas y media que demandaron los exámenes médicos que superó sin dificultad para luego dirigirse a la Casa Milan, donde lo esperaban para rubricar el vínculo.

El contrato que firmó es por seis meses y contempla la posibilidad de extenderlo vinculada a los objetivos personales y colectivos.

Desde allí se dirigió luego a Milanello para conocer a sus nuevos compañeros y al cuerpo técnico encabezado por Stefano Pioli y también convocó a una multitud cercana a las 300 personas.

Una muestra de afecto no muy común de ver que muchos vinculan al entusiasmo que generó su vuelta a un equipo que deambula en mitad de tabla y realiza una campaña muy poco acorde con la rica historia del club.

La rapidez con la que se sucedieron los hechos hoy desde que pisó Italia impide descartar de plano su presencia el lunes frente a Sampdoria en San Siro por la decimoctava fecha del campeonato.

El último partido oficial de Ibrahimovic fue en octubre y fue también el último que disputó con Los Angeles Galaxy de la MLS y por esa razón se especula con un posible estreno frente a Spal por octavos de final de Copa Italia el miércoles 15 de enero.

Por lo pronto, luego de saludar a sus compañeros y conversar un rato con Pioli, Zlatan se puso los pantalones cortos para dar inicio a su primer entrenamiento y ya decidió que jugará con la casaca número 21 en su espalda.

Lo confirmó Milan al anunciar que ese fue el elegido por el sueco, quien en su anterior paso por el club había lucido la casaca número 11, mientras que en París Saint-Germain, en Manchester United y en el Galaxy jugó con la 9 y con la 10.

De su anterior paso por el club la única cara conocida con la que se reencontró es la del ex zaguero Daniele Bonera, miembro del staff que formaba parte de aquel Milan que alzó "scudetto" y Supercopa de Italia con Massimialiano Allegri en 2010-11.

Su primera aventura duró sólo dos temporadas y se cerró en 2012, pero por lo visto el recuerdo que dejó en los fanáticos de Milan sigue intacto y genera un entusiasmo difícil de imaginar para muchos por un futbolista de 38 años.

Su estado físico luce impecable y él mismo se encarga de asegurar que no pretende "vivir de rentas" pues no se siente una vieja gloria de Milan sino alguien capaz de seguir dándole alegrías a esos fanáticos que hoy festejan su regreso.

Ibrahimovic promete hacerlos saltar como en los viejos tiempos y como saltaban hoy para celebrar su vuelta sin olvidarse del clásico rival, Inter, en el que también supo jugar al igual que en Juventus.

"El que no salta es nerazzurro", gritaban los hinchas dando rienda suelta a la "Zlatanmanía".

(ANSA).