internacionales

Faurie ofreció apoyo al nuevo presidente del parlamento de Venezuela

Por Agencia Télam

09-01-2019 12:00

El canciller Jorge Faurie ofreció al nuevo presidente de la Asamblea Nacional (AN, parlamento) de Venezuela, Juan Guaidó, "colaboración y apoyo" de la Argentina para que el país caribeño "recupere el orden democrático", se informó hoy oficialmente.

Faurie se comunicó ayer por teléfono con Guaidó, reportó la Cancillería en un comunicado divulgado esta noche.

Durante la conversación, Faurie "ofreció la colaboración y apoyo" de la Argentina "para que Venezuela recupere el orden democrático, la plena vigencia del estado de derecho y el pleno respeto de la libertad y de los derechos humanos", dice la nota.

En el diálogo, el canciller subrayó que la Argentina "reconoce a la Asamblea Nacional de Venezuela como único órgano legislativo legítimo, representando en su conformación al pueblo venezolano", agrega el texto.

Guaidó asumió la presidencia de la AN el sábado pasado, al cumplirse tres años de la asunción de los actuales legisladores, con holgada mayoría opositora.

Desde que el chavismo llegó al gobierno, a comienzos de 1999, es la primera vez que uno de los cinco poderes públicos de Venezuela está en manos de la oposición.

Por ese motivo, el oficialismo desconoció al parlamento mediante fallos del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y luego con la creación de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) integrada exclusivamente por chavistas.

El viernes pasado, 13 de los 14 países miembros del Grupo de Lima -entre ellos, la Argentina- emitieron una declaración en la que ratificaron que no reconocen la "legitimidad" del mandato que el presidente Nicolás Maduro asumirá este jueves y anunciaron que evaluarían diversas medidas para sancionar a la administración chavista.

Tal como lo hace buena parte de la comunidad internacional, el Grupo de Lima desconoce los comicios de mayo pasado, en los que Maduro fue reelecto, porque en ellos no participó la mayoría de la oposición por entender que no había garantías de imparcialidad, no hubo observadores independientes y votó menos de la mitad de los ciudadanos empadronados. (Télam)