internacionales

Exjefe guerrillero colombiano confiesa que cometió atentados contra exvicepresidente Vargas Lleras

Por Agencia Télam

03-11-2020 01:00

Rodrigo Londoño, jefe del partido y exguerrilla FARC, admitió que la organización rebelde fue responsable de los dos atentados con explosivos a los que sobrevivió el exvicepresidente Germán Vargas Lleras en 2002 y 2005.

En una carta difundida este lunes, Londoño, también conocido como Timochenko, confesó que sus hombres "planearon y ejecutaron" ambos ataques y aseguró que "pedirán perdón con humildad" a Vargas Lleras, quien para la época se desempeñaba como congresista.

El comandante máximo de la antigua guerrilla hizo pública la confesión en una misiva dirigida al expresidente y Nobel de Paz Juan Manuel Santos, con quien negoció el desarme de los insurgentes en 2016.

Vargas fue vicepresidente de Santos en su segundo mandato (2014-2018) y renunció para postularse a la presidencia en las elecciones que ganó el hoy mandatario Iván Duque, consignó la agencia de noticias AFP.

El también exministro de origen liberal, un severo crítico de la lucha rebelde y quien mantuvo un discreto apoyo a las negociaciones de paz, sufrió un primer atentado en 2002 con un libro cargado de explosivos disfrazado de regalo de Navidad.

La bomba le destrozó tres dedos y le quemó el rostro. Y en 2005 un coche bomba detonó en Bogotá cuando pasaba con su caravana de escoltas. Varios guardaespaldas quedaron heridos, aunque el político resultó ileso.

En su carta, Londoño se comprometió a contar la verdad sobre este hecho ante la justicia de paz que investiga los peores delitos cometidos durante el conflicto colombiano.

"Tenemos una deuda con usted y su Gobierno, desde que firmamos el Acuerdo, sabíamos que llegaría este momento y vamos a saldarla en aras del cumplimiento del mismo", señaló dirigiéndose a Santos.

La que fuera la guerrilla más poderosa de América firmó la paz en 2016 y aceptó someterse a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), confesar sus crímenes y reparar a las víctimas, a cambio de poder ejercer la política como partido.

Si cumplen con los compromisos, los máximos responsables recibirán penas alternativas de prisión, de lo contrario se exponen a condenas de hasta 20 años de cárcel.

En la carta Timochenko destacó la protesta de 2.000 exguerrilleros en el centro de Bogotá en rechazo al asesinato de 234 firmantes del acuerdo y clamó al también Nobel de Paz velar por el cumplimiento de lo pactado.

El jefe del hoy partido de izquierda ha aceptado la responsabilidad de los rebeldes en varios de los crímenes que han estremecido al país en seis décadas de conflicto armado.

Entre ellos el magnicidio del excandidato presidencial y periodista Álvaro Gómez (1995) y los asesinatos del general retirado Fernando Landázabal (1998) y del exconsejero de paz Jesús Antonio Bejarano (1999). (Télam)