internacionales

Evo Morales pide respetar la Constitución, tras protesta a favor de auxilio militar en Bolivia

Por Agencia Télam

27-10-2020 02:30

El exmandatario de Bolivia Evo Morales pidió hoy que se respete la Constitución del país, un día después de que cientos de manifestantes pidiesen "auxilio militar" frente a un cuartel del Ejército en la sureña Santa Cruz en rechazo a la reciente victoria en las presidenciales del representante del Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arce.

"La Constitución es muy clara sobre el rol de las Fuerzas Armadas y de la Policía Boliviana; nosotros, como lo hicimos siempre, respetaremos su institucionalidad", publicó Morales en su cuenta de Twitter.

"Todas y todos debemos actuar con tranquilidad y en el marco constitucional", sentenció.

Con cánticos como “La patria está en peligro, auxilio militar”, un grupo de manifestantes opuestos a los resultados electorales exigió ayer a las Fuerzas Armadas que tomen el poder en el país.

El reclamo lo hicieron frente al cuartel de la Octava División del Ejército, ubicado en la sureña Santa Cruz, la región más rica del país y tradicionalmente opositora al MAS de Morales.

En la protesta, donde se leían pancartas con frases como "Oremos por Bolivia y un Gobierno temeroso de Dios" o "No quiero un país comunista", cientos de personas solicitaron la asunción de una junta militar para evitar que se consume "un segundo fraude electoral", reportó el diario Página Siete.

Pese a estas acusaciones, tanto el Tribunal Supremo Electoral como la presidenta de facto, Jeanine Áñez, y cuatro misiones de observadores internacionales señalaron que los comicios del pasado 18 de octubre fueron limpios y pacíficos y legitimaron el triunfo de Arce, quien obtuvo el 55,11% de los votos.

Los manifestantes instalaron una vigilia y una olla popular a la espera de una respuesta, informó Radio Atlántica.

De momento, ni las Fuerzas Armadas ni el Gobierno de facto se pronunciaron al respecto, en un país que vivió cuartelazos y dictaduras militares antes de 1982.

El supuesto fraude ya había sido denunciado en otras protestas la semana pasada en Santa Cruz, bastión electoral de la derecha boliviana, y en Cochabamba, en el centro del país, alimentado por el silencio del único candidato que no había reconocido el triunfo de Arce, el líder cívico derechista cruceño Luis Fernando Camacho.

Camacho fue una de las figuras claves del levantamiento popular, policial y militar que desataron las denuncias de fraude en los comicios de 2019, que terminó forzando a Morales a anular los resultados, que le daban la victoria, y, finalmente, a renunciar a su cargo y denunciar un golpe de Estado.

Sin embargo, el pasado sábado, el candidato de Creemos reconoció el triunfo electoral del aspirante del MAS y anunció que cumplirá con el rol de oposición que le dio el voto en las urnas.

En las elecciones, Camacho quedó en tercer lugar con 14% de los sufragios, por debajo del centrista Carlos Mesa, que obtuvo 28,83%, según el conteo final.

La última dictadura militar boliviana fue encabezada por el general Luis García Meza (de julio 1980 a agosto 1981), con una treintena de asesinatos confirmados y un centenar de desapariciones.

En 1993, el dictador fue condenado a 30 años de prisión, de los cuales cumplió 24 hasta su muerte en 2018. (Télam)