internacionales

Estupor y máxima alerta en Francia por mortal ataque islamista dentro de una iglesia

Por Agencia Télam

29-10-2020 02:30

Un atacante islamista armado con un cuchillo mató hoy a tres personas dentro de una iglesia en la sureña ciudad francesa de Niza antes de ser herido y detenido, lo que llevó al Gobierno a elevar al máximo el nivel de alerta en medio del furor en el mundo musulmán por la publicación de nuevas caricaturas de Mahoma en la revista francesa Charlie Hebdo.

El ataque fue el tercero en Francia en menos de dos meses atribuido a islamistas radicales, incluyendo la reciente decapitación de un profesor francés por haber mostrado en clases caricaturas de Mahoma, el profeta del islam, un crimen que desencadenó fuertes tensiones entre Francia y países de mayoría musulmana.

Los ataques coincidieron con la publicación de nuevas caricaturas de Mahoma por parte de Charlie Hebdo, que hace cinco años fue atacada por este motivo por islamistas franceses de la red Al Qaeda que asesinaron a 12 personas en las oficinas del semanario en París.

Tras las muerte del profesor Samuel Paty, el presidente francés, Emmanuel Macron, defendió la publicación de las caricaturas como un ejercicio del derecho a la libertad de expresión, pero muchos musulmanes de Francia y del islam, incluyendo gobernantes, están indignados con lo que consideran insultos a su profeta y ataques a su religión.

Luego de visitar la basílica donde ocurrió el ataque y de reunirse con el alcalde de Niza, Macron anunció hoy que se reforzará la seguridad de sitios religiosos y escuelas y que para ello se elevará de 3.000 a 7.000 el número de militares que forman parte de la operación especial que desde hace años protege al país de ataques extremistas.

"No cederemos" en los valores franceses, señaló Macron ante la prensa en Niza, donde calificó el atentado de "ataque terrorista islamista".

Muchas iglesias francesas sufrieron ataques extremistas en los últimos años, y el de hoy llega antes de la festividad cristiana del Día de Todos los Santos, el próximo domingo.

El alcalde de Niza, Christian Estrosi, dijo a la prensa que el atacante "gritaba en árabe Alá es Grande una y otra vez, incluso después de ser herido" por la policía y trasladado a un hospital tras el ataque, que ocurrió por la mañana, alrededor de las 9.

El alcalde dijo que una mujer y un hombre murieron dentro de la basílica de Notre Dame y que un segundo hombre falleció horas más tarde en un hospital.

Ninguna autoridad identificó al atacante, pero la agencia de noticias francesa AFP, citando fuentes de la investigación, dijo que se trata de Brahim Aoussaoui, un tunecino de 21 años que había llegado a Francia a principios de mes luego de haber entrado a Europa de manera irregular por la sureña isla italiana de Lampedusa.

Otros incidentes o ataques ocurrieron hoy en las ciudades francesas de Lyon, donde la policía detuvo a un afgano armado con un cuchillo, y de Aviñón, donde agentes mataron a tiros a un hombre que los amenazó también con un cuchillo, dos semanas después de la decapitación de un profesor francés por mostrar en clases caricaturas de Mahoma.

Además, un guardia del consulado de Francia en la ciudad saudita de Yeda fue herido hoy a puñaladas por un ciudadano saudita que fue detenido, informaron medios estatales y la embajada de Francia, pero no quedó claro si los hechos en Lyon, Aviñón y Arabia Saudita se relacionan con el ataque en Niza.

La fiscalía antiterrorista francesa abrió una investigación tras ese ataque en Niza por "asesinato e intento de asesinato vinculado a una empresa terrorista" y "conspiración criminal terrorista", pero no se pronunció sobre los hechos en Lyon y Aviñón.

Medios franceses, no obstante, dijeron, citando fuentes policiales, que el hombre abatido en Francia era miembro de un grupúsculo de extrema derecha antiislamista que poco antes había amenazado con su cuchillo a un comerciante de origen árabe.

La postura de Macron sobre las caricaturas tras el asesinato del profesor Paty, hace dos semanas cerca de París, desató protestas en las calles de países musulmanes y un boicot contra productos franceses.

El mes pasado, un hombre que había solicitado asilo en Francia atacó e hirió con un cuchillo a dos personas cerca de la antigua sede de Charlie Hebdo en París.

La Conferencia de Obispos de Francia (CEF) describió como "incalificable" el ataque y dijo que "los cristianos no deben convertirse en un símbolo a destruir".

Los diputados franceses, que debatían el nuevo confinamiento nacional decidido la víspera y que entrará en vigor hoy a la medianoche, observaron un minuto de silencio tras enterarse de lo sucedido.

El primer ministro, Jean Castex, que estaba presente en la Asamblea Nacional, abandonó el hemiciclo inmediatamente después, y horas más tarde retornó al recinto para anunciar que Francia elevaba al máximo su nivel de alerta.

Francia es blanco de atentados extremistas de alto impacto desde el ataque a Charlie Hebdo, en enero de 2015.

Niza fue escenario el 14 de julio de 2016 de un ataque que dejó 86 muertos en el que un hombre arremetió deliberadamente un camión hacia una multitud que estaba celebrando el Día de la Bastilla, la fiesta nacional francesa.

El 13 de noviembre de 2015, islamistas radicales del grupo Estado Islámico (EI) asesinaron a 130 personas en atentados coordinados contra bares, restaurantes, una sala de conciertos y un estadio de fútbol en París y sus alrededores, en los ataques más mortíferos en Francia desde la Segunda Guerra Mundial.


(Télam)