internacionales

Estados Unidos impone sanciones a los principales funcionarios de la Corte Penal Internacional

Por Agencia Télam

02-09-2020 05:45

Estados Unidos impuso sanciones a la fiscal en jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Fatou Bensouda, por las investigaciones abiertas por su oficina relativas a presuntos delitos cometidos durante la guerra en Afganistán, en la última de una serie de movimientos unilaterales y radicales de política exterior del Gobierno de Donald Trump.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, confirmó hoy en una comparecencia ante los medios, las sanciones sin dar ninguna razón específica excepto decir que la CPI “lamentablemente sigue atacando a los estadounidenses” y agregó que Bensouda “ayudaba materialmente” a dicho ataque, informó el diario británico The Guardian.

Pompeo también anunció sanciones contra Phakiso Mochochoko, responsable de la oficina de Jurisdicción, Complementariedad y Cooperación de la CPI, creado por iniciativa de la ONU en 1998, encargado de juzgar a los responsables de crímenes de lesa humanidad, genocidio y crímenes de guerra.

Las sanciones llegan después de la amenaza que había lanzado la administración Trump el pasado 11 de junio, cuando Washington les recriminó a funcionarios de la CPI de forma específica unas investigaciones por los posibles crímenes de guerra cometidos por todas las partes en Afganistán, incluido de las tropas de Estados Unidos.

El Departamento Tesoro estadounidense formalizó los castigos contra Bensouda y Mochochoko y emitió un comunicado en el que los agrupaba junto a terroristas y narcotraficantes, por lo que decidió bloquear sus activos y prohibió los ciudadanos estadounidenses tener tratos con ellos, informó The Guardian.

Estados Unidos también se opone al escrutinio de la CPI sobre posibles crímenes israelíes contra palestinos como parte de una investigación que también analiza los abusos cometidos por las fuerzas de seguridad palestinas.

Pompeo advirtió hoy que todo aquel que colabore con las investigaciones queda "expuesto" a sumarse a la lista negra.

La CPI respondió hoy que la medida es "un intento inaceptable de interferir con el estado de derecho y los procedimientos judiciales de la corte" y aseguró que responderá a la sanción de Bensouda y Mochochoko.

Richard Dicker, director de justicia internacional de Human Rights Watch, dijo que el anuncio "marca una perversión asombrosa de las sanciones de Estados Unidos, diseñadas para penalizar a los abusadores de derechos y cleptócratas, para perseguir a los encargados de enjuiciar crímenes internacionales", citó el medio británico.

“La administración Trump ha tergiversado estas sanciones para obstruir la justicia, no solo para ciertas víctimas de crímenes de guerra, sino para las víctimas de atrocidades en cualquier lugar que busquen justicia en la corte penal internacional”, dijo Dicker.

En tanto, el senador estadounidense Patrick Leahy expresó su repudio a la decisión del Gobierno de Trump a través de su cuenta de Twitter en la que aseguró que “el anuncio de sanciones contra la CPI expone la falacia del compromiso declarado de la Casa Blanca con el estado de derecho”.

“La Casa Blanca, sin presentar ninguna prueba, acusó a la CPI de 'corrupción y mala conducta'”, agregó el demócrata en un comunicado, y alertó que “sancionar al personal de la CPI puede alimentar los discursos de campaña, pero probablemente tendrá el efecto opuesto al deseado y erosionará aún más el liderazgo de Estados Unidos en la búsqueda de la justicia internacional”.

La decisión de intensificar su campaña contra la CPI es una de la serie de pasos radicales que la administración Trump tomó en política exterior y que la aísla en el escenario mundial.

Estados Unidos fue condenado rotundamente por su campaña contra la CPI, que no fue apoyada por ninguna otra democracia occidental o aliado de Estados Unidos aparte de Israel.

El lunes pasado, Estados Unidos fue el único país en votar en contra de una resolución contra el terrorismo en el consejo de seguridad de la ONU, y hoy Pompeo confirmó que el país no participará en un esfuerzo internacional para encontrar una vacuna para la Covid-19, porque la Organización Mundial de la Salud (OMS) estaba involucrada. (Télam)