internacionales

Estado australiano adelanta el fin de un confinamiento que fue impuesto tras un testimonio falso

Por Agencia Télam

20-11-2020 11:30

El confinamiento de seis días impuesto en el estado australiano de Australia Meridional para frenar un repunte epidémico terminará antes de lo previsto, informaron hoy las autoridades tras constatar que el testimonio falso de un hombre había hecho sobrevaluar la situación de riesgo.

El premier del estado con capital en Adelaida, Steven Marshall, precisó que el confinamiento será levantado mañana a la noche y no el lunes próximo, como estaba previsto, informó la agencia de noticias AFP.

El miércoles, Australia Meridional confinó a sus más de 1,8 millones de habitantes por la detección su primer rebrote de coronavirus en siete meses, al considerar que la cepa del virus se reproducía "muy rápidamente", por una inusual capacidad de transmisión.

El fin de semana pasado, el estado había detectado cuatro casos de coronavirus, pero más casos fueron apareciendo en los días sucesivos, y el total se elevó el miércoles a 23 tras la detección de siete más en las 24 horas previas.

La medida, originalmente concebida para seis días, buscaba impedir rápidamente las cadenas de contagio, después de que se detectara un foco de contagios en un hotel de Adelaida en el que efectuó su cuarentena un hombre de unos 50 años, enfermo de Covid-19, recién llegado de Reino Unido.

Sin embargo, fue una pizzería de Woodville, un suburbio capitalino, la que generó mayor preocupación y llevó a las autoridades a ordenar el confinamiento.

Un empleado de esa pizzería resultó infectado, según una cadena de transmisión identificada desde el primer hotel.

Según Marshall, el individuo le dijo a los equipos que investigaban la cadena de transmisiones que había sido cliente de la pizzería, por lo que se temía que hubiera podido contagiarse a través del embalaje de una pizza, lo que podría ser indicativo de una cepa particularmente virulenta.

Sin embargo, al final se descubrió que el sujeto había mentido y que en realidad trabajaba en la pizzería, por lo que había estado en contacto con otras personas infectadas.

"Una de las personas en contacto con la pizzería de Woodville indujo voluntariamente a error a nuestro equipo de investigadores", explicó Marshall. "Había algo que no cuadraba".

El jefe de la policía de Australia Meridional también denunció la mentira.

"Esto cambia claramente las circunstancias", explicó el comisario Grant Stevens al Sydney Morning Herald. "Si esa persona hubiera sido honesta con los equipos que investigaban las cadenas de transmisión, no habríamos tenido un confinamiento de seis días". (Télam)