internacionales

Enfrentamiento abierto de varios ministros del Gobierno de España con el rey Felipe VI

Por Agencia Télam

25-09-2020 05:15

La ausencia del rey Felipe VI en un acto del Poder Judicial en Barcelona desencadenó hoy un inédito enfrentamiento entre varios ministros del Gobierno de coalición de España y la Corona, que amenaza con abrir una crisis política e institucional sin precedentes.

El ministro de Consumo español, Alberto Garzón, de la coalición Unidas Podemos (UP), acusó al rey de "maniobrar contra el Gobierno", mientras el vicepresidente segundo y líder de esta formación de izquierda, Pablo Iglesias, recordó al monarca que "el respeto institucional significa neutralidad política de la jefatura del Estado".

El conflicto se produjo tras un llamado de Felipe VI al presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, en el que le dijo que "le hubiese gustado estar en Barcelona" en un evento que habitualmente preside y al que no asistió supuestamente por decisión del Gobierno español, si bien no hubo una explicación oficial.

El rey de España participa cada año del acto de entrega de "despachos" a la nueva promoción de jueces en Barcelona -sede de la Escuela Judicial-, pero en esta ocasión su desplazamiento coincidía con un momento sensible ante la inminente publicación de la sentencia contra el presidente catalán, el independentista Quim Torra, quien puede ser inhabilitado, lo que previsiblemente desencadenará protestas.

Desde el Poder Judicial indicaron que el monarca había sido invitado como siempre -incluso emitieron tarjetas anunciando su presencia-, y que el Palacio real de la Zarzuela confirmó inicialmente su asistencia, aunque posteriormente canceló, lo que provocó polémica en los últimos días.

Si bien no se argumentó el motivo ni se confirmó desde dónde venía la orden, la Constitución española establece que los actos del monarca son refrendados por el Gobierno, que supervisa y coordina sus palabras y movimientos, de ahí que se interpretó que la decisión de dar marcha era de La Moncloa.

El Poder Judicial se mostró molesto pero desde el Partido Socialista (PSOE) del presidente Pedro Sánchez intentaron bajarle el tono al asunto, mientras la derecha y la extrema derecha acusaron al Gobierno de coalición español de "vetar" al monarca y de "atacar" así a las instituciones.

El acto se celebró sin el rey pero a su inicio Lesmes, un juez conservador y profundamente religioso, expresó su "enorme pesar" por la ausencia del monarca y después explicó a los asistentes el llamado de cortesía que desencadenó la tormenta.

La ceremonia acabó con un "viva el Rey" de los asistentes, que provocó un comentario del ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, captado por un micrófono abierto, de que "se habían pasado", algo que luego negó.

El desaire del llamado de Felipe VI al Gobierno causó una dura reacción de varios de los ministros de UP y diputados de la fuerza de izquierda, que en los últimos meses vienen reforzando su discurso republicano ante el escándalo de corrupción que motivó la salida del país del rey emérito Juan Carlos de Borbón.

El más incisivo ha sido Garzón al afirmar en Twitter que la "la posición de la monarquía hereditaria que maniobra contra el Gobierno democráticamente elegido, incumpliendo de ese modo la Constitución que impone su neutralidad, mientras es aplaudida por la extrema derecha, es sencillamente insostenible".

En la misma red social, Iglesias sostuvo que "respeto institucional significa neutralidad política de la jefatura del Estado, renovación de los órganos judiciales en tiempo y forma (...)", un mensaje que apuntó también al conservador Partido Popular (PP), que bloquea la renovación del CGPJ -órgano que nombra a la mayoría de jueces-, lo que permite a Lesmes seguir en su cargo aunque debía haber sido sustituido. (Télam)