internacionales

El triunfo de la presidenta de Taiwán podría aumentar la tensión con Beijing

Por Agencia Télam

12-01-2020 02:15

La reelección presidencial de la independentista taiwanesa Tsai Ing-wen por amplia mayoría podría acrecentar las tensiones entre la isla y China continental.

La victoria de ayer fue histórica ya que Tsai ganó con casi 20 puntos porcentuales por encima de su rival, el prochino Han Kuo-yu.

Ayer, tras conocerse los resultados, Tsai dijo que esperaba que Beijing pueda "interpretar la señal".

Los comicios del sábado en la pequeña isla suponen un serio revés para China que antes del comienzo de las protestas en Hong Kong, hace seis meses atrás, los sondeos daban a Han 20 puntos porcentuales arriba de Tsai.

Ayer Han llegó al 38,6% de los votos, mientras que Tai alcanzó el 57,1%, un punto más arriba que los comicios pasados.

Algunos analistas consideran que el aplastante triunfo de Tsai se debió a un voto transversal que unió a ciudadanos de diversas formaciones políticas en torno a la idea de soberanía y la defensa de la democracia taiwanesa frente a China continental.

Las amenazas del presidente chino, Xi Jinping, a Taiwán, sumado a la violencia en Hong Kong del último año, la elección de Han como candidato y la afluencia de nuevos votantes jóvenes, fueron los principales factores que llevaron a Tsai a ser reelecta ayer.

Tsai, quien defendió el statu quo de la isla durante sus primeros cuatro años de mandato y mantiene una posición dura con la China continental, dijo ayer a los medios en Taipei que los resultados demuestran que los taiwaneses no aceptan las "amenazas" de China.

"Espero que los resultados envíen la señal correcta a China y que esta sepa interpretarlos", afirmó la reelegida presidenta, que ha visto ratificada en las urnas su actitud de firmeza ante Beijing.

Tras los resultados electorales, el gobierno chino expresó que no permitirá que Taiwán se declare un Estado soberano e independiente.

A menos que Taiwán haga una declaración de independencia -algo impensado por las consecuencia que acarrearía-, es poco probable que Beijing no recurra a medidas extremas. Por el contrario, es posible que continúe buscando la "reunificación pacífica" de la isla con el gigante asiático bajo el modelo de "un país, dos sistemas" que aplica también en Hong Kong y Macao.

Desde su transición a la democracia plena que comenzó en la década de 1980, Taiwán ha afirmado cada vez más su identidad independiente de China, a pesar de que no es reconocida por las Naciones Unidas ni por ninguna nación importante. (Télam)