internacionales

El tapabocas provoca una guerra judicial entre el gobernador de Georgia y la intendenta de Atlanta

Por Agencia Télam

17-07-2020 06:00

La alcaldesa de Atlanta, la demócrata Keisha Bottoms, calificó hoy de "represalia personal" a la demanda que presentó en su contra el gobernador de Georgia, el republicano Brian Kemp, por haber impuesto el uso del tapabocas para luchar contra el coronavirus en su jurisdicción, pese a ir contra la normativa estatal.

"Creo que es una represalia personal y nos demandó personalmente", señaló a la cadena CNN Bottoms, las alcaldesa afroamericana quien resuena como posible vicepresidenta del candidato demócrata a la Casa Blanca Joe Biden.

"No demandó a la ciudad de Atlanta, presentó una demanda judicial contra mí y nuestro consejo municipal de forma personal", precisó.

El gobernador decidió ayer denunciar a la intendenta porque, a su juicio, la política de tapabocas obligatorio impuesta en Atlanta viola el decreto de emergencia, promulgado el pasado miércoles, que prohibe a las autoridades locales ordenar restricciones mayores a las determinadas por el estado.

Sin embargo, la demanda generó polémica por su tinte electoral, dada la probable nominación de Bottoms como vicepresidenta de Biden y al hecho de que Kemp sacó su decreto un día después de la visita al estado del presidente Donald Trump, quien aspira a ser reelecto en los comicios de noviembre.

En tanto, los casos de Covid-19 siguen al alza en Georgia, con 3.908 nuevos contagios en la última jornada, lo que elevó el total a 135.183 infectados, mientras que los muertos ascienden a 3.132.

Pese a esta situación, Kemp defendió hoy su política y consideró que la población no necesita una orden para "hacer lo correcto".

"La orden de la alcaldesa de Atlanta no puede imponerse. Su decisión de cerrar negocios y socavar el crecimiento económico es devastadora, me niego a sentarme y observar cómo las políticas desastrosas amenazan las vidas de nuestros ciudadanos", dijo en una conferencia de prensa.

Unas palabras calificadas como "propaganda" por Bottoms, quien aclaró que su ciudad estaba ofreciendo orientación voluntaria a los comercios en lo que respecta a la reapertura.

Para la intendenta, que la semana pasada dio positivo por Covid-19, "no es casualidad" que el gobernador haya presentado la demanda un día después de la visita de Trump porque, a su criterio, Kemp "hace las órdenes del presidente".

Asimismo, consideró que la denuncia es una "pérdida total de tiempo y dinero" en un momento en el que la atención del gobernador debería centrarse en enfrentar la pandemia, y destacó que otras localidades del estado, incluida Atens -la ciudad natal de Kemp-, también impusieron el uso del tapabocas y, en cambio, no fueron demandadas.

Preguntado al respecto por un periodista, Kemp dijo que las políticas de esas ciudades no podían imponerse, pero no precisó si las perseguiría en justicia.

Pese a su decreto y la demanda contra Bottoms, el gobernador de Georgia ha instado a la población a usar tapabocas en lugares públicos y en interiores cuando no puede respetarse el distanciamiento social.

La propia comisionada del Departamento de Salud estatal, la doctora Kathleen Toomey, destacó hoy durante la rueda de prensa la efectividad de su uso.

"Los cubrebocas son una de las armas más poderosas que tenemos para ralentizar y detener el brote de este virus. Usar un tapabocas previene que un infectado contagie la Covid-19 a otros", afirmó.

Esta controversia incomodó a la alcaldesa de Atlanta, quien no entienden porqué no se siguen esas recomendaciones científicas.

"Se trata de la vida de la gente y la gente de mi ciudad está muriendo. La gente de nuestro estado está muriendo", sentenció. (Télam)