internacionales

El secretario de Trabajo de Trump, en la cuerda floja por un millonario acusado de tráfico sexual

Por Agencia Télam

10-07-2019 06:00

La detención del multimillonario Jeffrey Epstein, por su presunto rol al frente de una red de tráfico sexual de menores, colocó en el ojo de una tormenta política al secretario de Trabajo de Donald Trump, Alexander Acosta, quien hoy tuvo que defender su decisión de hace una década, como fiscal, de evitarle un proceso penal similar al empresario.

"El mundo de hoy trata a las víctimas de manera muy diferente; el mundo de hoy no permite la humillación de las víctimas en los procesos como podría haber pasado en ese entonces", explicó Acosta en una rueda de prensa convocada especialmente para dar explicaciones sobre su pasado como fiscal.

"Hicimos lo que hicimos porque queríamos ver a Epstein en la cárcel, ese era el objetivo", agregó, según la transmisión en vivo, en medio de crecientes pedidos de renuncia desde la oposición y la sociedad civil.

En 2008, como fiscal del distrito sur de Florida, Acosta firmó un acuerdo con los abogados de Epstein para que se abandonaran los cargos penales federales vinculados a la participación de una red de tráfico sexual de menores de edad y solo fuera condenado por dos delitos estatales de prostitución.

Epstein, que ya para entonces tenía vínculos públicos con poderosas figuras públicas como el ex presidente Bill Clinton y el entonces magnate inmobiliario y actual mandatario Donald Trump, fue sentenciado a 18 meses de prisión, pero solo cumplió 13 en un ala privada de la cárcel del condado de Palm Beach, con seguridad particular pagada por él y permisos para ir a trabajar a su oficina seis días a la semana.

Cuando salió con libertad condicional lo dejaron viajar por el país y al extranjero, y al cumplir 18 meses, lo obligaron a registrarse como un agresor sexual. Sin embargo, nunca bajó su perfil público.

"El acuerdo que negoció el secretario Acosta fue ilegal, fue secreto y se lo escondió a las víctimas", denunció ayer el senador y ex candidato demócrata a la Vicepresidencia, Tim Kaine, en diálogo con CNN.

"Fue un acuerdo muy favorable de tantas maneras distintas y lo que más me enoja es que el secretario Acosta dejó que Epstein se declarara culpable de prostitución; esas chicas no eran prostitución, eran alumnas de primaria, víctimas de tráfico sexual y el haberle permitido declararse culpable de prostitución es como ponerle sal a la herida", aseguró Kaine.

Acosta hoy sostuvo que "nunca" las consideró prostitutas, sino "lisa y llanamente víctimas".

El actual secretario de Trabajo defendió sus decisiones, dijo que actuó "según lo que era la política de la fiscalía en ese momento" y rechazó las versiones periodísticas que lo acusaron de negociar en privado con los abogados de Epstein.

Acosta reconoció que se reunió a desayunar con uno de los abogados del multimillonarios en un hotel, pero sostuvo que "no fue parte de la negociación" y que vivían "en una ciudad en la que todo el mundo tiene reuniones desayunando".

El acuerdo que negoció Acosta con los abogados de Epstein fue criticado por las víctimas, dirigentes políticos y periodistas durante años, pero, cuando el sábado pasado el financista multimillonario fue detenido en Nueva York y acusado de liderar una red de tráfico sexual de menores, las denuncias volvieron con más fuerza.

Pese a que ya hay líderes opositores que piden su renuncia, el presidente Trump ratificó esta semana su apoyo a Acosta. (Télam)