internacionales

El principal sindicato del transporte de París deja el paro indefinido desde el lunes

Por Agencia Télam

18-01-2020 05:30

El sindicato con mayor respaldo en la red metropolitana de transportes de París (RATP), la Unión Nacional de Sindicatos Autónomos (UNSA), anunció hoy que a partir del lunes dejará de participar en el paro indefinido iniciado hace mes y medio en Francia contra la reforma previsional del gobierno de Emmanuel Macron, una medida que podría mejorar el paralizado servicio parisino.

El gremio, uno de los más movilizados y promotor de la huelga, reafirmó su oposición a la reforma jubilatoria, pero notificó que "a partir del lunes reorientará el paro indefenido para emprender otro tipo de acción".

La decisión fue tomada ayer por las asambleas de trabajadores de la red metropolitana.

"Sólo las asambleas generales de tres líneas (de subte) decidieron mantener la huelga ilimitada", precisó el secretario de la UNSA-RATP, Laurent Djebali, en declaraciones al diario Le Parisien.

El delegado sindical admitió que "muchos trabajadores necesitan un respiro y recargar pilas".

Las consecuencias económicas se anuncian fuertes para los huelguistas, que no perciben sus sueldos desde el inicio de la medida de fuerza el pasado 5 de diciembre.

La reforma previsional, uno de las medidas estrella del programa electoral de Macron, provocó el paro indefinido más prolongado de la historia reciente de Francia.

Los gremios iniciaron en diciembre una pulseada en las calles contra el nuevo sistema jubilatorio, que pretende reemplazar los 42 regímenes especiales existentes por un sistema de jubilación universal por puntos.

Una polémica medida que hace tambalear a uno de los pilares del modelo francés y, según denuncian los sindicatos, "degradará los derechos de todos".

La huelga indefinida fue particularmente seguida por los trabajadores ferroviarios y de la RATP, que deberían jubilares a los 64 años y no los 52 y 57, como sí pueden optar actualmente según las categorías.

Tras mes y medio con el país a media maquina, el gobierno anunció el pasado 11 de enero su intención de renunciar a elevar la edad mínima de jubilación y mantenerla en los 62 años, una victoria considerada insuficiente por la UNSA-RATP y el principal sindicato impulsor de las movilizaciones, la Confederación General de Trabajadores (CGT).

El servicio de la red metropolitana de transportes de París mejoró levemente en los últimos días y se prevé, que con el anuncio hecho por el sindicato, mejore notablemente a partir del próximo lunes.

Sin embargo, la UNSA-RATP advirtió que mantiene su determinación en la lucha contra "esta reforma injusta" y consideró "importante y urgente" que los gremios no actúen de forma dispersa.

"Ni locos abandonamos la lucha", sentenció Djebali, quien se dijo seguro de que "la huelga volverá a ser indefinida" en unos días. (Télam)